Dilema

Dilema

Sábado 11 Mar 2006

A Natallie Evans le detectaron cáncer a los ovarios, a los 29 años de edad. Los ovarios debían ser extirpados, de modo que decidió conservar óvulos para poder tener hijos después. Con la tecnología actual, es posible conservar óvulos congelados pero sólo si ya han sido fertilizados, de modo que ella y su novio se sometieron a un tratamiento de fertilización in vitro y conservaron los embriones resultantes. Natallie se sometió a su operación y le extirparon los ovarios.

Al año siguiente, ella y su novio rompieron, así que él fue a la clínica a solicitar que los embriones fueran destruídos, puesto que no deseaba tener hijos con Natallie. Para ella, estos embriones son la única posibilidad de ser madre de hijos genéticamente suyos, por lo cual recurrió a la justicia para evitar la destrucción de los embriones. Sigue >>

Natallie ha declarado que de usar los embriones, no requerirá de su ex-novio ningún tipo de soporte económico ni ningún otro tipo de compromiso. Sin embargo, perdió el caso en los tribunales ingleses y luego en la corte europea de derechos humanos hace pocos días (7-Mar-2006). Las cortes mantuvieron que cada uno de los donantes tiene derecho a retirar su consentimiento en cualquier momento, y que eso es lo que se declara en el momento de la donación.

Si ella hubiera decidido usar espermatozoides de un donante anónimo para fecundar sus óvulos, este caso tal vez hubiera tenido un giro distinto. Si bien un donante anónimo también tiene derecho a retirar el consentimiento para el uso de su esperma, es mucho más improbable que lo haga y un donante anónimo no tiene realmente nada que perder.

Por lo pronto, la discusión explosiva entre medicina, filosofía, derecho y religión sigue su curso ...

Más información:

¿Se pueden conciliar la ética y la medicina reproductiva?
Foto de ChaTo Carlos Castillo @ChaToX PhD en Ciencias de la Computación, investigador en minería de datos y computación social, particularmente en medios sociales durante crisis humanitarias. http://www.chato.cl/