100% Natural

100% Natural

Jueves 28 Mayo 2009

Tal como hay varias formas de creer en Dios, hay varias formas de ser ateo. Una de estas formas es la posición naturalista, que considera al universo libre de elementos sobrenaturales. Lo contrario de esta posición es creer que existen fenómenos naturales y fenómenos sobrenaturales que interactúan para crear la realidad. Pero los fenómenos sobrenaturales son algo extraordinario que por lo tanto requeriría evidencia extraordinaria para ser creíble. Esta evidencia aún no ha sido presentada.

La posición naturalista no asume que todo tenga una explicación racional (porque no todo lo verdadero es demostrable), ni menos que alguna vez podamos encontrar la explicación a todo. Simplemente, es innecesario introducir elementos sobrenaturales en las explicaciones (incompletas) que tenemos del mundo. En una ocasión Napoléon le preguntó a Laplace por qué su tratado de astronomía no mencionaba a Dios. La respuesta de Laplace fue: "No he tenido necesidad de esa hipótesis".

El dualismo, por otra parte, es que el mundo contiene dos clases de substancia, por ejemplo: espíritu y materia. Por ejemplo, cuando se piensa sobre los seres vivos, una de las primeras dudas que puede surgir es si ellos están hechos del mismo material que las cosas inertes.

Hay varias maneras de formular precisamente esta pregunta. En el libro "Un Puente Para dos Miradas", el Dalai Lama discute sobre neurociencia con diferentes científicos, entre ellos, el neurobiólogo Francisco Varela. Establecen la discusión, claramente, en estos términos:

DL: A nivel de las partículas más diminutas, átomos y partículas subatómicas, ¿existe realmente una distinción entre las cosas totalmente inertes o inanimadas, como las rocas por una parte, y la carne, por otra?

El contexto de esta pregunta son una serie de discusiones sobre neurociencia que se recopilan en el libro. Quien contesta es el neurobiólogo Francisco Varela:

FV: Ninguna, en absoluto. Lo que hace que una célula esté viva no son las moléculas que la componen, sino el patrón con que estas moléculas se ensamblan. Similarmente, lo que hace que un grupo de neuronas ejecute un comportamiento no son las neuronas propiamente tales, sino la manera en que éstas se agrupan. Este es un punto fundamental para los científicos: no son los componentes, sino el patrón de conexiones lo que confiere una nueva propiedad. De manera que la vida es una propiedad emergente de un patrón de moléculas. El comportamiento es una propiedad emergente de un patrón de neuronas. El lenguaje es una propiedad emergente de la sociedad.

Es normal que un hombre inteligente como el Dalai Lama plantee la duda. Además de lo difícil que es concebir el mecanismo mediante el cual lo vivo puede estar hecho de lo inerte, la mayoría de las religiones plantean la existencia de sustancias de naturaleza no-física que habitan los cuerpos (sobre todo los cuerpos humanos).

La inteligencia, la conciencia y la libertad

Actualmente la mayoría de las personas que hayan estado despiertos durante algunas clases de biología rechazaría de plano la idea de que la vida requiera de un ingrediente secreto especial. Pero entre ellos aún habrían algunos que se aferran a ideas sobrenaturales. Uno de los aspectos fundamentales en que muchos se niegan a dejar de lado los aspectos sobrenaturales es la inteligencia humana y la experiencia de tener un "yo". Daniel Dennett lo describe así [*]:

Hay personas que se burlan del creacionismo, desestiman el dualismo de plano, juran obediencia al humanismo académico, pero luego se escurren cuando alguien propone una teoría darwiniana de la inteligencia creativa. La idea de que todas las obras del genio humano puedan ser entendidas al final como productos generados de manera mecánica mediante algoritmos de ensayo y error despierta un profundo rechazo en muchos que en otros aspectos son gente perspicaz y de mentalidad abierta.

Pero la inteligencia y la conciencia son también fenómenos naturales. En su libro Freedom Evolves (Penguin Books, 2003), Dennett expone una teoría evolutiva de la conciencia y del libre albedrío como fenómenos naturales. Su teoría no requiere sustancias inmateriales habitando nuestros cerebros y tomando decisiones, sino solamente procesos naturales. Es fácil ver por qué estas ideas generan rechazo:

Supongamos que había una vez en que la gente creía que por medio de una flecha invisible de un dios volador, ocurría una especie de inoculación que causaba que la gente se enamorara. Y supongamos que algún científico aguafiestas viniera y les mostrara que esto simplemente no es verdad: no existen estos dioses voladores.

En estas circunstancias, alguien podría decir "el científico ha demostrado que nadie nunca se enamora, nunca en realidad". Pero no es cierto: el amor es muy real, y también estar enamorado. Simplemente no es lo que la gente solía creer. Es igual de bueno, y tal vez más, que antes. El verdadero amor no involucra dioses voladores.

Pasa lo mismo con el libre albedrío. Si eres uno de los que cree que el libre albedrío es solamente realmente libre si sale de algún alma inmaterial que habita en tu cerebro, disparando flechas de decisión hacia tu corteza motora, entonces, dado lo que crees que es el libre albedrío, mi visión es que no hay libre albedrío. Si, por otra parte, piensas que el libre albedrío puede ser moralmente relevante sin ser algo sobrenatural, entonces mi visión es que el libre albedrío es de hecho algo real, pero no eso que tú probablemente pensabas que era.

La inteligencia y la conciencia son fenómenos naturales. No dependen de las sustancias en que ocurren, sino de los patrones que ellas forman. Y sí, la conciencia es "simplemente" un patrón, tal como una sinfonía es "simplemente" un conjunto de vibraciones en el aire, o el océano es "simplemente" una colección de gotas de agua. No hay que tener miedo a abandonar lo sobrenatural. El entender que los humanos somos parte de la naturaleza hace aún más interesante a nuestra especie, y no nos disminuye en lo más mínimo.

Fuentes: Snopes, TheBrights.net, Tufts.edu. Fotos: Upaya @ Flickr (Copyrighted), The Brights' Bumper Stickers

Daniel Dennett: "Freedom Evolves", Penguin Books, 2003.

Francisco Varela y Jeremy Hayward (eds.): "Un puente para dos miradas", Granica, 2007.

Foto de ChaTo Carlos Castillo @ChaToX PhD en Ciencias de la Computación, investigador en minería de datos y computación social, particularmente en medios sociales durante crisis humanitarias. http://www.chato.cl/