Jesús, la piratería y las patentes

Jesús, la piratería y las patentes

Viernes 12 Jun 2009

Note: an English translation of this article is available.

Como muchos sabemos, la vida y obra de Jesús está registrada en la Biblia para su estudio y difusión. En ella se encuentran enseñanzas, actos humanos y milagros. Analizando sus milagros, en el Nuevo Testamento encontraremos evidencia suficiente para decir que si Jesús hubiera vivido en esta época, estaría enjuiciado y probablemente condenado por piratería y violación de patentes.

Vamos a los hechos. En una de sus tantas prédicas asistieron unas cinco mil personas, las cuales no tenían nada que comer. Por supuesto, los recursos de Jesús y sus apóstoles no alcanzaban para alimentar a tanta gente, por lo que necesitaban de un milagro. Entonces Jesús multiplicó cinco panes y dos pescados que alcanzaron para alimentar a todos, y además sobró comida (Juan 6, 1-15). Esta evidencia es suficiente para demandar a Jesús por piratería, por haber hecho copias ilegales de pan y pescado, y por haberlas distribuído probablemente usando peer-to-peer (imaginen a los cinco mil asistentes pasándose el pan unos a otros). El argumento para juzgarlo incluiría que por cada copia que hizo se robó un pan, porque si toda esa gente no hubiera recibido pan y pescado lo habrían tenido que comprar ellos mismos. Por lo tanto, los panaderos y pescadores dejaron de vender cinco mil panes y pescados ese día.

Algunas cosas que no hay que dejar de lado en esta historia: en defensa de Jesús podremos decir que sus seguidores eran en su mayoría pobres, por lo que el argumento de que "dejaron de comprar un pan o un pescado" es muy discutible. En contra de Jesús podemos agregar que no era el dueño original de esos cinco panes y dos pescados que se atrevió a multiplicar. Eran de un muchacho que estaba en la multitud. O sea que Jesús hizo copias de panes que ni siquiera había pagado el mismo. Jesús era todo un pirata.

Alguien podría argumentar que la analogía no es correcta porque la gente necesitaba comer, en cambio nadie tiene necesidad de música, películas o software. El argumento es incorrecto porque el software no es sólo para entretención, sino que es necesario entre otras cosas para trabajar, estudiar y comunicarse. No voy a discutir sobre las necesidades espirituales del arte, sino que seguiré analizando los milagros de Jesús para defender la analogía. De partida, en la multiplicación de los panes no era necesario que todos comieran hasta saciarse y que sobrara comida que fue recolectada en doce canastos. Sólo era necesario quitarles el hambre.

El primer milagro de Jesús en público, y uno de mis favoritos, ocurrió en las bodas de Caná (Juan 2, 1-12), o sea, en una fiesta. En cierto momento María, la madre de Jesús, se dio cuenta de que el vino se había acabado. No había ninguna necesidad de seguir tomando vino, ni tampoco necesidad de seguir con la parranda. Sin embargo Jesús, a petición de su madre, decidió convertir el agua en vino para que siguiera la celebración. Aquí nuevamente el abogado dirá que Jesús se robó el vino, pese a que no hizo copia alguna sino que hizo una transformación. El problema es que ayudó a los organizadores a evitarse la compra de más vino. Yo como organizador tampoco habría ido a comprar porque de hecho el vino de Jesús era mejor. Pero concentrémonos en el hecho de que Jesús no hizo ninguna copia de ningún vino, sino que hizo vino a partir de agua. Esto quiere decir que violó la patente de fabricación de vino, y se le puede acusar de hacer ingeniería inversa. Pese a que no utilizó el mismo método de fabricación, la acusación de plagio y violación de patente le caería de todas formas.

La esencia de los milagros de Jesús analizados aquí es compartir. Es una evidencia del segundo mandamiento que es amar al prójimo como a uno mismo. Jesús llegó incluso a compartir su cuerpo y sangre con sus apóstoles en la última cena (Lucas 22, 14-20), donde tomó el pan y el vino para repartirlo entre ellos pidiendo que todos comieran y bebieran de él, y además les dijo que ellos mismos compartieran. Les dijo "haced esto en memoria mía".

Fuente de la imagen Open Clip Art Library