¿Y si el que te vendió la música cierra su negocio?

¿Y si el que te vendió la música cierra su negocio?

Viernes 14 Ago 2009

La Oficina de Copyright de EEUU está haciendo una ronda de conversaciones para recabar opiniones acerca de excepciones a las leyes sobre DRM (Digital Restrictions Management). Por ejemplo, está considerando que si uno compra una canción de una tienda on-line que usa DRM, y luego esa tienda on-line se declara en quiebra o cierra, uno debería poder seguir escuchando la música que adquirió legalmente. Parece algo perfectamente razonable, sobre todo considerando lo que sucedió con la tienda de música de Walmart.

Pero el abogado que representa los intereses de las grandes discográficas y productoras de cine (RIAA y MPAA) dice, obviamente, que no:


Ningún otro proveedor de productos o servicios está obligado a tan altos estándares. Nadie espera que los computadores u otros dispositivos electrónicos funcionen apropiadamente a perpetuidad, y no hay ninguna razón por la cual un modo particular de distribución tenga la obligación de hacerlo. (...) Reconocer esta excepción seguramente desincentivará a cualquier proveedor de contenido a entrar en el mercado de la distribución ... a menos que se comprometa a hacerlo para siempre. Esto no será bueno para los consumidores, que se encontrarán con un mercado con menos innovación y menos opciones.

Primero, claramente lo que piden los grupos de consumidores y los grupos de derechos digitales no es que las tiendas de música funcionen para siempre, sino que uno pueda seguir escuchando la música que adquirió en esas tiendas aun si la tienda decide cerrar.

Segundo, su argumento elude el punto central: que la música con DRM es desde el punto de vista de los consumidores un producto defectuoso, como argumenta este artículo de Pat Pilcher. Es cierto que uno no puede pretender que las cosas que compra funcionen para siempre, pero sí puede esperar que no vengan de antemano con defectos conocidos que les hagan tender a dejar de funcionar.

El debate es muy interesante, y tiene consecuencias particularmente importantes porque pronto el foco de la atención dejará de ser la música y comenzará a ser el video:

Mientras se puede argumentar que todo el asunto de la música/DRM está cada vez más muerto, la MPAA, la RIAA y otras organizaciones de copyright seguramente se mantendrán firmes para que el DRM siga vivo para mantener una posición defensiva fuerte para el video digital, el cual dada la popularidad creciente de las descargas de películas y shows de televisión a través de redes P2P, está destinado a convertirse en el siguiente gran campo de batalla en el futuro.

Mucha gente que compra música on-line no hace diferencia entre si la música viene con DRM o no al momento de comprar, pero esa misma gente se da cuenta rápidamente que, lamentablemente, la música que adquiere legalmente con DRM es inferior a la música que piratea. Por lo mismo, lo mejor es que las tiendas de música se olviden del DRM y permitan a la gente comprar música legalmente en formatos libres, creando una alternativa verdaderamente viable al pirateo.

¿Has comprado música por internet? ¿Cómo ha sido tu experiencia?

Fuentes: NZ Herald, Ethiopian Review

Foto de ChaTo Carlos Castillo @ChaToX PhD en Ciencias de la Computación, investigador en minería de datos y computación social, particularmente en medios sociales durante crisis humanitarias. http://www.chato.cl/