Un ejemplo de crowdsourcing adoptado por la policía holandesa

6735 lecturas

La policía holandesa ha dado un ejemplo, en mi opinión, de cómo usar tecnología y el poder de la comunidad para combatir los muchos casos de niños perdidos y casos de abducción. El servicio Amber Alert utiliza varios canales de comunicación para mostrar información de niños pérdidos en Holanda.

El servicio que la policía holandesa ha adoptado, está basado en el programa Amber Alert que desde 1984 ha sido implementado en Estado Unidos de América y ha salvado a cientos de miles de niños perdidos.

En Holanda una empresa de especialistas en software de comunicación (Netpresenter) y la Oficina Nacional de Personas Perdidas (LBVP), parte del cuerpo de policía, implementaron el programa. Netpresenter desarrolló el sistema Amber Alert y se lo entregó gratis a la policía. Ellos envían alertas de niños perdidos, las cuales son difundidas a computadores (conectados a Internet), a celulares, servicios de redes sociales (como Hyves, un Facebook holandés), newsfeeds o alerta web, y en pantallas eléctronicas públicas.

En el computador las alarmas se pueden recibir por correo electrónico, mensajería instantánea (ej. MSN), protector de pantalla, o alertas pop-up usando una pequeña aplicación. Por la Web, se pueden recibir las alertas como RSS, alertas web, o como banners en servicios de redes sociales.

Por el celular las alarmas se reciben por mensajería de texto (SMS). Además Amber Alert permite difundir alarmas en pantallas públicas electrónicas como las que se encuentran en estaciones de tren o en las carreteras.

El procedimiento es simple: primero debes registrarte en él o los medios por los cuales quieres recibir las alertas, llenas tus datos, y dependiendo del medio que elijas bajas e instalas un software. Mientras más cantidad de gente se inscriba a este servicio, la policía tiene una mayor llegada a nivel nacional para informar sobre casos de niños perdidos y por ende incrementar las posibilidades de encontrarlos (a tiempo!).

La polícia envía alertas sólo en aquellos casos en que la vida y salud de un niño se ve en riesgo. Se espera que unas 10 alertas se envíen en el curso de un año. Desde el comienzo del servicio en Noviembre de 2008, y con aproximadamente 200.000 registrados, dos alertas han sido enviadas con resultados exitosos. El primer caso fue en Febrero de 2009 cuando Lorenzo, un niño de 4 años, se dio por perdido en Rotterdam, quien gracias a la alarma fue encontrado rápidamente. El segundo caso, ocurrió en Mayo cuando el padre de Katja, una niña de 7 años, sacó a su hija del patio del colegio y se la llevó con él a Estados Unidos de América.

¿Conoces de ejemplos similares en otros países?
Foto de Nata

— Investigadora en el área de interacción humano-computador. Ingeniera civil en computación. Post-doc Delft University of Technology. Más información »