Privacidad: un Circo Mediático

Privacidad: un Circo Mediático

Jueves 3 Dic 2009

Hace unas semanas atrás fui testigo de un lamentable caso donde una mala intervención de la prensa despertó iras infundadas en la población y generó alarma y frustración en nuestro grupo de investigación.

El motivo: la prensa tomó los resultados de una tesis de doctorado y transformó el tema en un circo mediático respecto a la privacidad, comparándolo con el “Big brother” de Orwell, e incluyendo falsedades, como que los prototipos usados en la investigación ya eran productos comerciales que serían de uso obligatorio en colegios y jardines.

La historia ocurrió en Eindhoven, Holanda, días después que un, hasta ese entonces, feliz colega obtuviese su título de Doctor por su investigación en el área de comunicación entre familias.

La investigación

Su tesis tuvo como objetivo estudiar los beneficios y costos sociales del uso de nuevas tecnologías de comunicación, donde sensores como GPS pueden o no facilitar la comunicación entre los miembros de una familia. En particular abordó el tema de los padres que trabajan todo el día y sus hijos (entre 5 y 12 años) que van al colegio: ¿tendría algún beneficio para los padres que, en forma periférica, estuvieran al tanto del paradero y las actividades de sus hijos?

Para su investigación desarrolló dos prototipos (sistemas funcionales que son sólo para propósitos de investigación) los que usó en pruebas con familias holandesas para observar y analizar como estos sistemas podrían ayudar y a qué costo. Sus resultados describieron diversos beneficios y a la vez varios costos, principalmente en temas de privacidad.

El drama comienza ...

Como es habitual, su tesis fue publicada en el diario oficial de nuestra Universidad (Technische Universiteit Eindhoven). Hasta ahí todo iba bien. Este artículo llego a manos de la asociación de periodistas del país y, como un virus, el artículo se fue esparciendo por varios medios de prensa, tanto digitales como impresos. En dos días su tesis hizo historia, lo que suena bien. Sin embargo, el problema fue ver como el contenido fue tergiversado para causar un mayor impacto en los lectores. Se usaban términos como “ha llegado el Big Brother al país”, “conexión permanente entre parejas”, “colegios y jardines obligados a usar estos sistemas”, lo cual fue lamentable.

Mi colega, quien ansiaba un tiempo de descanso junto a su esposa e hijo luego de terminar su tesis, ha vivido en las últimas semanas la pesadilla de recibir entre 10-15 llamadas diarias de canales de televisión, prensa y radio para que vaya a hablar en detalle sobre su trabajo. Mas que presentar la invitación de una forma amigable, lo desafían a justificar cómo tan terribles sistemas van a ser usados en el país. Esto, como ya expliqué, estaba lejos de lo que mi colega tenía planeado para sus prototipos.

Lo más triste de todo fue la reacción de la población frente a las exageraciones y mentiras de la prensa. Cientos de correos electrónicos recibió mi colega expresando disgusto, rabia e ira por sus sistemas. Muchos adolescentes enviaron agresivos emails, pues temían ver su privacidad violada. Incluso mi colega recibió una amenaza contra él y su familia.

Opinión personal

Que frustración, que pena, que vergüenza. ¿Cómo puede ser que periodistas profesionales transformen la información con tanta soltura? Ninguno de los diarios que publicó una de las miles de ‘deformadas’ versiones de la noticia siquiera contactó a mi colega para confirmar su veracidad.

Además, es sorprendente ver como la población dramatiza tanto frases como “Big Brother” y reaccionar frente al temor de ser observado por instituciones gubernamentales, mientras que a la vez la gran mayoría expone a diario su privacidad mil veces más al publicar información en hyves (facebook holandes), facebook, twitter, etc., muchas veces sin saber la consecuencia que eso puede causar.

El tema de privacidad es delicado y cualquier investigación en el área es valiosa. Es una pena que la prensa engañe a sus lectores con el sólo fin de atraer atención.

La situación actual

Como nota final y más positiva, mi colega ha logrado darle un buen uso a esta situación y esta conversando con algunos medios para aceptar la invitación bajo la condición de que él pueda explicar bien el enfoque y alcance de su investigación… y de paso contar algo de su futura empresa (servicios de comunicación entre jardines infantiles y apoderados), lejos del uso de sensores o intercambio de información masiva y automática. Un ejemplo más de la expresión “no existe la publicidad negativa”.

Cómic: SMBC: How Science Reporting Works (non-free!).

Foto de Nata Natalia Romero @natata Investigadora en el área de interacción humano-computador. Ingeniera civil en computación. Post-doc Delft University of Technology. http://blog.nata.cl/