Privacidad: las tres cosas que todo internauta debe saber

Privacidad: las tres cosas que todo internauta debe saber

Viernes 12 Feb 2010

Hay un chiste viejo donde un perro frente a un computador le dice a otro: "Hey, en Internet nadie sabe que eres un perro". Técnicamente, esto está lejos de ser verdad. En Internet, todos saben que eres un perro, además de qué marca de galletas para perro comes, cuántos años tienes, dónde vives, y cuánto dinero aproximadamente tienes.

Aquí van las tres cosas que todo internauta (perros incluidos) debe saber antes de salir a navegar por aguas turbulentas.

1. Todos quieren saber quién eres

La publicidad está cambiando radicalmente su forma de llegar a potenciales consumidores, en una tendencia llamada 'behavioral advertising'. ¿Porqué? En parte porque Internet ha creado formas nuevas de publicitar cosas a muy bajo costo. Los medios tradicionales de avisaje (comerciales de televisión, avisos radiales, anuncios en diarios y revistas) son carísimos, y no aseguran la entrega del mensaje publicitario a la audiencia deseada. Por ejemplo, cuando una marca de pañales quiere publicitar su nuevo producto a través de la televisión, tiene que contratar primero la creación del video publicitario, y luego la difusión del video a distintos canales de televisión, por una cierta cantidad de tiempo, en ciertos días de la semana, a ciertas horas, con la esperanza de que los potenciales consumidores de pañales (papás pensando en sus retoños) estén a esa hora sentados frente a la televisión. Bajo este esquema, los expertos en marketing trabajan sobre un montón de "suposiciones razonables" sobre sus consumidores. El proceso es muy caro, indirecto, y tiene muchas desventajas. Básicamente, es como intentar hacer llover sobre una ciudad intentando mojar a la mayor cantidad de personas.

Sin embargo, existe una manera mucho más barata y efectiva de hacer lo mismo: Internet. Cada vez que una persona visita un sitio Web, revela algunos detalles sutiles pero importantes sobre sí misma, como la hora y el día de la semana en que se produce la visita, además de la dirección IP y el tipo de navegador que está usando. Si estás visitando Facebook un lunes en la mañana, dependiendo de cuál sea tu edad, probablemente estás en tu oficina, y permanecerás en el sitio sólo unos minutos porque probablemente tienes trabajo que hacer. O tal vez estás saliendo para la universidad y querías revisar tu email y ver si recibiste mensajes el fin de semana. Si en cambio es viernes en la tarde, probablemente estás a punto de salir del trabajo a tomarte un trago con tus colegas de trabajo, o estás poniéndote te acuerdo con tus amigos para salir en la noche. O estás castigado, encerrado en tu pieza chateando con tus amigos y escuchando música.

Claro, dependiendo de tu edad. Por eso todos los sitios que visitas quieren tener una idea de cuál es tu edad, dónde vives y qué haces. Si saben dónde vives, pueden hacerse una idea de cuánto dinero tienes. Si pueden además saber tu edad, pueden decidir si la próxima vez que los visites un viernes en la noche tienen que ofrecerte cerveza o whisky, y cuánto estás dispuesto a pagar por ello.

2. Todos quieren saber qué sitios visitas

La pregunta entonces es: ¿puede un sitio saber mi edad? La respuesta es que sí, la mayor parte de las veces. ¿Cómo?

Existen muchos sitios especializados en recolectar información sobre ti, como doubleclick.com. Sitios como estos ponen avisos en muchos sitios Web distintos, y usan de manera muy ingeniosa las imágenes y otros mecanismos como una forma de rastrear computadores. Cuando alguien visita un sitio Web que está siendo rastreado, estas empresas toman nota de que desde ese computador ese alguien está visitando el sitio Web en cuestión. Pueden generar así extensas listas de sitios Web siendo visitados. ¿Sirve de algo eso? Por supuesto, veamos un ejemplo.

Supongamos que estás visitando Disney.com. Si sólo tengo esa información, no es mucho lo que puedo deducir de ti. Pero si sé que has visitado Disney.com, Nickelodeon.com, y Sprout.com los fines de semana a la hora del almuerzo, y que de lunes a viernes visitas Facebook.com minutos antes de las 18:00, existe una probabilidad bastante alta de que tengas más de 25 años, y que seas papá o mamá mostrándole videos a tu hijo mientras almuerza los fines de semana, y que de lunes a viernes revises tu perfil en Facebook desde tu trabajo antes de irte a la casa. Si yo fuera Disney, intentaría mostrarte mostrarte juguetes o DVDs de películas para que se los compres a tus hijos. Y si fuera Facebook, te mostraría lugares a los que puedes salir con tus compañeros de trabajo los viernes en la noche.

Así que contratando los servicios de empresas como doubleclick.com, los sitios Web pueden saber muchas cosas de ti. Y pueden por tanto ofrecerte productos y servicios mucho más específicos, adaptados a tus necesidades, preferencias, y capacidad de compra, con relativamente poca inversión.

3. Todos usan tu computador para guardar información sobre ti

Durante los últimos seis meses he tenido oportunidad de conversar con muchas personas no expertas acerca de lo que piensan sobre Internet, sitios Web y publicidad. Muchas personas se muestras escépticas de que todo lo anterior sea verdad. El argumento que típicamente escucho es: "Si yo no les entrego mi información, ¿cómo podrían ellos hacer eso?". Otras muchas personas no creen que existan los medios técnicos para hacer lo anterior. Yo siempre explico lo muy fácil que es hacer lo anterior a través de la siguiente analogía.

Supongamos que muchas veces al día sales a comprar cosas al negocio de la esquina. Cada vez que vas, una persona mira lo que compras por sobre tu hombro, toma nota de ello y te pega en la espalda un "sticker" (autoadhesivo) con todas sus observaciones. Tú no te das cuenta de esto. También sales a pasear un rato a la terraza a la hora del almuerzo. Otra persona te sigue, mira las notas en tu espalda, toma más notas y te pega otro sticker con sus propias observaciones. Al día siguiente sales a comprar al supermercado, sacas a pasear a tu perro y vas a comer a tu restaurant favorito. En todos esos lugares, distintas personas miran los stickers en tu espalda y agregan sus propias notas. A estas alturas tu espalda parece un diario, pero tú sigues sin notarlo. De pronto, una persona se acerca a ti y te ofrece el libro que tú querías, por la cantidad de dinero que tienes en el bolsillo. ¿Sorpresa...? No, simplemente esta persona leyó todos los stickers en tu espalda.

Así de fácil es. ¿Son reales estos "stickers"? Sí claro. En jerga técnica se llaman "cookies" y en la práctica el 100% de los sitios Web que existen hoy usan cookies. Cada sitio que visitas (no importa si estás comprando algo o no) toma nota de lo que hiciste y te "pega un sticker en la espalda". Empresas como DoubleClick (propiedad de Google desde marzo de 2008) recogen estas cookies y arma largos perfiles de personas.

¿Existe alguna forma de ver si tengo cookies en mi computador? Sí... pero eso será tema del próximo post.

Images: Danard Vincente @Flickr (CC), Ben Lawson @Flickr (CC), Wikimedia (CC), Oleg1975 @Flickr (CC).

Foto de Tama Cristian Bravo-Lillo @tamabravolillo Ingeniero Civil en Computación, Universidad de Chile. Doctor en Ingeniería y Políticas Públicas, Carnegie Mellon University. http://www.linkedin.com/in/cristianbravo