Lucro y Open Data

Lucro y Open Data

Martes 22 Nov 2011

Los movimientos sociales llevan más de 6 meses exigiendo cambios fundamentales en el sistema educativo chileno. Dos de los grandes temas a discutir son el problema del lucro en la educación superior y la necesidad de que el Estado se haga cargo de sus universidades.

Desde el punto de vista de las universidades privadas, la ley chilena prohíbe lucrar (es decir, repartir las utilidades entre los dueños de ésta). Sin embargo, esto es difícil de detectar, ya que es muchas veces se utilizan subterfugios, tales como arrendar instalaciones a empresas de los mismos dueños de la universidad a precios muy por sobre los del mercado.

Asimismo, desde algunas universidades privadas se critica a las instituciones públicas una supuesta ineficiencia a la hora de administrar sus recursos. Esto implicaría que las universidades estatales gastan la plata de manera no óptima y, por lo tanto, no es que necesiten más fondos del gobierno, sino que sólo debiesen optimizar su gestión.

Datos abiertos de las universidades

El problema en realidad es que la discusión carece (casi) completamente de datos duros que respalden las afirmaciones que se hacen. Así, cuando se dice que las universidades privadas lucran a escondidas, nadie tiene claro en realidad cuánto gastan en arriendo de inmuebles, servicios, etc. Una forma de transparentar esto sería que cada universidad publicase una página con al menos los contraros firmados que sean relevantes, tales como arriendos, planilla de sueldos, así como detalles académicos, tales como porcentaje de deserción de alumnos de primer año, entre otros. Idealmente, sería útil publicar esta información en formatos estándar (por ejemplo, usando RDF y Linked Data), de manera que otros la puedan analizar también y cruzar con otras fuentes de datos. Después de todo el que nada hace, nada teme, no?

Para las instituciones públicas, esto es aún más crítico. No es posible que las universidades del Estado no transparenten sus gastos: esto sería similar a si yo publico un paper con resultados importantes, pero me niego a mostrar la metodología, datos o supuestos en los que me basé en mi trabajo. Más aún, es razonable que todos los organismos del Estado tengan una actitud proactiva a la hora de demostrar la probidad de su gestión y transparentar cómo se gasta la plata que le entrega el Estado, así como la que pagan los padres para enviar a sus hijos.

En definitiva, si queremos tener una discusión en serio de cuál es la realidad de la educación superior en Chile, necesitamos debatir con datos en mano, el resto son suposiciones, rumores, etc. Me gustaría que en un futuro no muy lejano, los estudiantes de educación media consideraran también estos factores a la hora de decidir a qué universidad quieren postular. Es más, sería bueno que en el futuro se considerara sospechosa y turbia a cualquier universidad que no tuviese un portal de datos abiertos, o uno que sea pobre en términos de la cantidad y calidad de los datos disponibles.

Imagen: OWNI

Foto de Alvaro Alvaro Graves @alvarograves PhD en Ciencias Cognitivas e Investigador en temas de Open Data, Visualizaciones, Web Semántica, eScience y Web Science. Ingeniero civil en computación. http://www.graves.cl