Beethoven, Mozart y otros en dominio público y multipista

Beethoven, Mozart y otros en dominio público y multipista

Martes 17 Jul 2012

Gracias al proyecto Musopen, varias obras de grandes compositores de música docta han sido puestas en dominio público principalmente a partir de la digitalización de registros en vinilo. Recientemente, el mismo proyecto liberó sus grabaciones a la Orquesta Sinfónica de Praga bajo dominio público y tanto o más importante: en formato multipista con una gran calidad de audio.

Si bien la música de un compositor puede estar bajo dominio público, no necesariamente los registros de dicha música también lo están. Este proyecto sin fines de lucro lleva varios años publicando en su página música docta bajo dominio público en formato MP3 y partituras en PDF con el fin de entregar los registros en audio y partituras para que no sólo la música esté bajo dominio público. Los registros musicales liberados por Musopen han sido incluidos en Wikipedia, en laptops de la campaña One Laptop Per Child, y en Archive.org, entre otros. El año 2010 quisieron dar un gran salto con un ambicioso plan: grabar varias obras de distintos compositores ejecutadas por una orquesta (u otros grupos de músicos según la obra).

La ayuda necesaria a partir del crowdfunding

Para lograr su objetivo, miembros del proyecto estimaron los costos de su nuevo proyecto en once mil dólares y publicaron el proyecto a través de KickStarter el mismo año 2010. Su éxito superó las expectativas, logrando reunir poco más de seis veces lo necesario. No fue fácil tener todo listo para grabar las obras, y sólo en enero de 2012 lograron grabar en cinco días todas las obras estipuladas para esta etapa, incluyendo obras de Beethoven, Borodin, Brahms, Dvorak, Grieg, Haydn, Mendelssohn, Mozart, Rimsky-Korsakov, Smetana, Suc y Tchaikovsky, desde cuartetos de cuerdas hasta sinfonías.

La importancia de las grabaciones multipista

Todas las obras grabadas fueron puestas a disposición en archivos zip a través de Archive.org, los cuales incluyen archivos WAV de cada una de las pistas grabadas junto con el archivo de sesión de ProTools (software reconocido para procesos de audio en música) correspondiente. Si un cuarteto de cuerdas puede pesar tan solo algunos MB, la grabación multipista realizada por Musopen está entre 2 y 16 GB aproximadamente. Su mayor tamaño está justificado por tener un formato con poca compresión (WAV en este caso) y que para cada micrófono utilizado existe una grabación independiente. Es evidente que la cantidad de información es mucho mayor en la grabación multipista que en un MP3 normal, pero: ¿realmente vale la pena?

Al ser grabaciones multipista puedes generar tu propia versión de la obra, por ejemplo dándole mayor o menor importancia a cierto instrumento o incluso cambiando ciertas tonalidades.

Probablemente si quieres escuchar alguna obra en tu reproductor de MP3 no te sirvan de mucho directamente. Sí sirven de mucho a los aficionados o profesionales del audio que pueden trabajar con las señales de audio grabadas para poder así procesarlas y mezclarlas como ellos quieran. Tanto la mezcla como otros procesos que se le puedan aplicar a estos archivos para generar un solo archivo que contenga toda la obra son importantísimos, pudiendo cambiar bastante la concepción original de la obra, dándole mayor o menor importancia a cierto instrumento o incluso cambiar ciertas tonalidades, por ejemplo.

Sin duda que lo conseguido hasta ahora por este proyecto ha sido de gran valor para los amantes de la música y el audio. Si quieres obtener los archivos multipista deberás tener bastante amor por la música, puesto que como son pesados y el servidor de Archive.org puede no ser del todo rápido en el lugar desde donde lo descargas (puedes pausar la descarga y continuar en otro momento de todas maneras). Finalmente, al obtener todas las pistas de una o más obras marcará la diferencia. Si no conoces los beneficios de la grabación multipista esta es una excelente oportunidad para conocerla y poder reproducir los archivos en tu computador simultáneamente con una estación de trabajo de audio digital (ProTools preferentemente para importar la sesión o alguna otra alternativa como por ejemplo el software libre Ardour) o por separado con un reproductor de audio normal por simple curiosidad.

Imagen: zachflanders