Rescatando la cultura huérfana: un primer paso en Europa para reducir los efectos nocivos del copyright

Rescatando la cultura huérfana: un primer paso en Europa para reducir los efectos nocivos del copyright

Lunes 22 Dic 2014

Una obra huérfana, por ejemplo un libro, fotografía, o vídeo, es un trabajo que todavía se encuentra protegido por copyright, pero cuyo autor o titular de derechos de autor es inubicable.

De acuerdo a una estimación del 2010, en Europa existen 3 millones de libros huérfanos (el 13% del total de libros bajo copyright) y al menos 129.000 películas o vídeos huérfanos. En el Reino Unido, hay más de 17 millones de fotografías huérfanas en los archivos de museos y bibliotecas, lo que representa el 90% de sus archivos fotográficos.

La existencia de obras huérfanas es parecido al dicho del perro que ni come, ni deja comer. No se pueden distribuir esos trabajos (e.j. transformarlos en un e-book, incorporárlos en un vídeo o un trabajo audiovisual, etc.) porque si aparece el titular de los derechos puede poner una demanda estratosférica. Pero el titular de los derechos sobre esos trabajos tampoco ha mostrado ningún interés en explotar comercialmente, o en distribuir esas obras, o siquiera en ser ubicable si alguien quiere hacerlo.

¿Por qué existen las obras huérfanas?

Las obras huérfanas no son un accidente: son un producto directo de una legislación de derecho de autor fuera de control. Primero, los períodos de exclusividad son extremadamente largos, por ejemplo la vida del autor más 70 años lo que significa en la práctica períodos de 100 años o más. Por ejemplo, estas palabras que estoy escribiendo ahora, si no usase la licencia Creative Commons, estarían bloqueadas hasta el próximo siglo (asumiendo que yo viva al menos 16 años más, que es lo que espero :-)

El copyright automático y de larga duración ha aumentado enormemente la cantidad de obras huérfanas.

El derecho de autor es también automático, lo que significa que todas las fotos que subes a cualquier sitio en Internet, todo lo que escribes, etc. tiene derechos exclusivos, aún cuando tú no estés interesado en impedir que otras personas las utilicen, comercialmente o no.

Tampoco hay obligaciones de registro o renovación de una obra, como sí ocurre en el caso de las patentes, así que una obra en estricto rigor puede convertirse en huérfana inmediatamente. Por ejemplo, si la subes a Internet a un sitio donde no ofreces ninguna posibilidad de comunicarse contigo.

La "solución" de la SGAE y otros

Las sociedades de derecho de autor como la española SGAE y otras, se han resistido con uñas y dientes a reconocer que esto es un problema. Para ellas, si uno no encuentra al titular de los derechos de autor, mala suerte, no se distribuye la obra. Estas asociaciones preferirían que se distribuyesen las obras que sí pagan derechos, y que el resto de la cultura simplemente desapareciese.

Acorraladas, la solución que han ofrecido las sociedades de derecho de autor es que se les pague a ellas. Es decir, si quiero usar un clip de audio de una grabación cuya discográfica ya no existe y cuyo autor no es ubicable, simplemente le pago a la SGAE y ellos guardarán el dinero para cuando el autor aparezca.

La solución del Reino Unido

En el Reino Unido, hace poco comenzó a operar un esquema de licenciamiento de obras huérfanas. Este esquema de licenciamiento se realiza a través de la Oficina de Registro de Propiedad Intelectual.

Cualquier organización (con o sin fines de lucro) puede comprar a un precio establecido por ellos, de acuerdo al mercado promedio, una licencia para utilizar una obra huérfana. La declaración de obra huérfana se hace demostrando que uno ha buscado en una lista pre-establecida de registros oficiales, y no ha podido encontrar al titular de los derechos sobre la obra.

Si el titular de la obra aparece más adelante, la oficina de registro le compensa con el dinero que ha recibido a cuenta de ella. Si el titular de la obra nunca aparece, la oficina de registro se queda con el dinero cobrado.

La solución de la Unión Europea

La Unión Europea tiene una solución distinta a través de su directiva sobre Ciertos Usos Permitidos de Obras Huérfanas, que entró en efecto también hace poco.

En la UE, archivos e instituciones educacionales pueden pedir que una obra sea declarada huérfana.

En la Unión Europea, cualquier archivo, museo, o institución educacional puede solicitar que una obra sea declarada huérfana, tras realizar un proceso de búsqueda en una serie de registros pre-establecidos. Esta declaración es válida para toda la Unión Europea, lo que significa que otras instituciones del mismo tipo pueden comenzar a distribuir la obra sin tener que pedir permiso nuevamente.

Una vez que se acepta esta declaración por la Oficina de Armonización del Mercado Interno (OHIM), cualquier archivo, museo, o institución educacional puede poner la obra a disposición del público. No se puede lucrar con la obra, y a lo más se puede cobrar una cuota pequeña que represente los costos de digitalizar o archivar la obra.

Si el titular de los derechos de autor aparece, puede notificarlo a la institución, quien debe compensarle y explicarle la forma de calcular la compensación. Si el titular no está conforme, puede reclamar a la OHIM quien fijará la compensación.

Un pequeño primer paso

Es interesante que distintas soluciones pueden coexistir, por ejemplo actualmente un museo en el Reino Unido también puede optar a usar el mecanismo de la Unión Europea si lo desea. Veremos qué sucede con el tiempo. En EEUU no existe ninguna opción para las obras huérfanas, pero sí hay bastantes señales de que algo pueda ocurrir en los próximos años. Lo que suceda en Europa es muy importante para la dirección que tomen esos cambios en EEUU y en el resto del mundo.

Lo mejor de esta noticia es que finalmente, tras años de reconocer que las obras huérfanas son un problema grave para la cultura, ésta es la primera vez que se hace algo concreto al respecto. No una solución al fondo del problema, pero al menos un avance.

Fuentes: Gov.uk, Lexology. Foto: CopyrightUser.org.

Foto de ChaTo Carlos Castillo @ChaToX PhD en Ciencias de la Computación, investigador en minería de datos y computación social, particularmente en medios sociales durante crisis humanitarias. http://www.chato.cl/