Slur.io: un mercado anónimo para vender secretos

Slur.io: un mercado anónimo para vender secretos

Viernes 16 Ene 2015

Slur (calumnia) es un mercado anónimo de información en el que se pueden subastar secretos al mejor postor. Un secreto puede ser, por ejemplo, el código fuente o los planos de un sistema, evidencia de corrupción de un gobierno o una empresa, inteligencia militar o de negocios, etc.

¿No te gusta? No importa. Ocurrirá de todas formas. Slur actualmente incluye un diseño de la interacción en este mercado, y un prototipo experimental que demuestra que es posible hacerlo. Si bien las tecnologías usadas en el prototipo no son, en mi opinión, las mejores para este caso, existen todos los componentes para que florezca no solamente este, sino muchos mercados anónimos de información. Es más: con la tecnología apropiada y siendo cuidadoso, no hay ninguna forma de que a uno lo descubran participando en este tipo de mercado.

El diseño

El diseño incluye una comunidad completamente descentralizada y anónima. En esta comunidad, los participantes pueden vender información, comprar información, o arbitrar una disputa.

Cuando uno quiere vender información, la encripta con una clave y la sube a una nube anónima donde puede adjuntar un nombre, descripción y otros datos. No existe en el sistema, ni es posible incorporar tecnológicamente, ninguna restricción acerca del tipo de información que puede subirse.

Para comprar información, es posible hacer una puja en forma individual o colectiva. Individualmente, uno simplemente ofrece la cantidad que está dispuesto a pagar, y si es la cantidad más alta, gana la subasta recibiendo la clave para decriptar el secreto [video explicativo]. Colectivamente, uno puede asociarse con otros para recolectar una cantidad más grande de dinero: en caso de ganar, la clave es publicada a la red completa y el secreto se convierte en un asunto público [video explicativo].

En caso de que exista una disputa, por ejemplo si alguien gana una subasta, recibe el secreto, pero al abrirlo descubre que no corresponde a la descripción, se puede invocar a un grupo de árbitros para resolver la disputa. Los árbitros son participantes elegidos al azar que reciben un porcentaje del valor de la transacción por sus servicios, que son determinar si el secreto corresponde o no a lo publicado [video explicativo].

La implementación

La implementación actual (prototipo solamente) está basada en Tor y Bitcoin. Tor es un sistema de enrutado por capas, en que cada mensaje es rebotado en varios intermediarios para proteger el anomimato de quien envía y quien recibe el mensaje. Bitcoin es un sistema de pago descentralizado.

Tor es un sistema bastante eficiente y probado, pero no provee del anonimato garantizado de sistemas como Bitmessage. Bitcoin es muy popular y una buena elección desde el punto de vista práctico, pero mantiene un registro detallado de todas las manos por las que pasa el dinero, así que no ofrece el mismo nivel de privacidad que ofrece Zerocoin y otras extensiones.

Las consecuencias

Si es implementado correctamente Slur puede tener consecuencias profundas en la sociedad. En el lado positivo, Wikileaks ya no será necesario si cualquiera puede ofrecer sus secretos libremente, lo que puede significar que a la larga sea mucho más difícil para una corporación o un gobierno actuar de forma corrupta e ilegal. Pero también hay un lado negativo, no solamente el potencial para chantajear o destruir la reputación de alguien anónimamente, sino el incentivo para que esto suceda:

Introducir incentivos económicos en un marco de anonimato producirá más información filtrada que la que se obtiene de gente con una ideología como la de Edward Snowden. Por cada idealista dispuesto(a) a sacrificar su libertad, sus bienes, y arriesgar sus vidas por el bien común, hay miles de psicópatas deseando vender los secretos de sus pares a cambio de una ganancia material.

Slur es sólo un ejemplo de una serie de sistemas que existen y existirán independientemente de que exista un marco legal que los prohíba; ésto es sólo el comienzo.

Puedes conocer más sobre este proyecto en Slur.io »

Foto: Michael Herzog (cc).