Libertad a Julio Cortázar #FreeCortázar

Libertad a Julio Cortázar #FreeCortázar

Miércoles 4 Feb 2015

Lo primero que leí de Julio Cortázar fue La Señorita Cora, y siendo aún niño, el cuento me resultó extremadamente perturbador. De ahí los demás cuentos de Todos los Fuegos el Fuego, y el mágico Bestiario, del cual recuerdo el surrealista cuento de las Cefaleas cada vez que me duele la cabeza. Leí bastante de Cortázar, y aunque confieso que Rayuela me resultó más largo y tedioso que una endodoncia, el autor fue durante muchos años, la vara con la que medía los nuevos libros que iba descubriendo. Luego para mí vinieron Jorge Luis Borges, y más que él, José Saramago, dos de los poquísimos escritores que creo que están en la misma liga que Cortázar.

El prolífico autor argentino falleció en 1984. Para cuando sus libros sean libres, completa y legalmente reproducibles sin tener que pedir permiso ni pagar derechos, probablemente tú y yo ya estaremos muertos. La regla de "la muerte del autor, más 70 años" a la que hemos llegado empujados por el lobby de las discográficas, los estudios de cine, y las editoriales estadounidenses, significa que Cortázar no entrará en el dominio público hasta el año 2054 en Argentina (y por una razón incomprensible para mí, hasta el 2064 en España).

Cortázar es una víctima colateral en la guerra del copyright.

¿Por qué debemos esperar tanto tiempo? Porque en las últimas décadas las industrias que se benefician del copyright han conseguido que los plazos se extiendan más y más. Lo peor, para mï, es que los libros de Cortázar no son el objetivo de todo ese lobby en torno a extender la propiedad intelectual. El objetivo son los super-éxitos de venta en el cine, en la música, y en los libros, obras masivas y populares que representan una ínfima cantidad de todo lo que se publica. Los libros de Cortázar son una víctima colateral en la guerra contra la cultura pública. De una guerra iniciada por gente que quiere que el copyright dure para siempre.

Los derechos exclusivos sobre los libros de Cortázar pertenecen actualmente a la agencia Carmen Ballcells, en Barcelona. Es a esta agencia que el periodista y escritor Bernardo Gutiérrez ha hecho una solicitud muy simple: liberar un libro de Cortázar al dominio público. Para ello, ha comenzado una recolección de firmas que llevará a la agencia ostentora de los derechos. Ésta es su justificación:

Siendo Cortázar un autor extremadamente innovador, habiendo usado el pastiche o collage en El libro de Manuel, la aplicación rígida del copyright a la obra del escritor es una contradicción.

El sueño de muchos sería la inmediata liberación de los derechos de las obras de Julio Cortázar. Dada su dificultad, solicitamos la liberación del libro Fantomas contra los vampiros multinacionales (1974). Cortázar aprovechó un personaje ya existente en Francia desde 1911 (villano) que resurgió como héroe justiciero en cómics mexicanos en los años 60. Privatizar imaginarios populares es un robo. Cortázar, que reinventó a Fantomas como un héroe contra las multinacionales y las élites, estaría de acuerdo con la liberación de los derechos. Mientras remezclamos colectivamente Fantomas contra los vampiros de las multinacionales en este PAD llamado FreeCortázar, solicitamos la liberación de los derechos de autor del libro. La liberación sería el éxito de Fantomas con el que Cortázar siempre soñó. Esperamos que sea el primer paso de la total liberación de los derechos de Julio Cortázar. La humanidad se lo merece.

Me pregunto qué pasaría si la agencia hiciese una contrapropuesta. Si calcularan, utilizando métodos corrientes de contabilidad, el valor presente neto de los derechos de las obras de Cortázar hasta que el período de monopolio exclusivo sobre ellas expire. ¿Seríamos capaces de reunir juntos esa cantidad, y pagar el rescate de toda su obra?

Más información en código-abierto.cc »

Únete a esta petición:

Fuente foto: delfos.