Día de la propiedad intelectual: No hay ningún motivo para celebrar

Día de la propiedad intelectual: No hay ningún motivo para celebrar

Lunes 27 Abr 2015

El 26 de abril la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) invita a todo el mundo a celebrar el día mundial de la propiedad intelectual.

¿Qué tenemos que celebrar?

En teoría, el copyright iba a ser un privilegio por un tiempo limitado que estimularía la creación cultural. En la práctica, la industria del contenido pretende hacernos creer que se trata de un derecho y no un privilegio, y el período de monopolio se ha extendido desde los originales 14 años a prácticamente un siglo. Además, las editoriales y discográficas se escudan detrás de escritores y músicos, pretendiendo que es a ellos a quienes defienden, cuando a menudo son la parte menos privilegiada y más explotada.

En teoría, las patentes iban a ser un privilegio por un tiempo limitado que estimularía la ciencia y la tecnología. En la práctica, no parece existir un umbral mínimo para lo que puede patentarse, y las farmacéuticas encadenan una patente tras otra, con pequeñas variaciones, para mantener los precios de los medicamentos muy por encima de lo que sería su precio de equilibrio de mercado.

En teoría, las marcas registradas iban a permitir que un fabricante pudiera establecer una reputación y que los consumidores supieran que estaban comprando un producto genuino. En la práctica, las marcas registradas son usadas como una herramienta de censura para silenciar críticas.

Un tweet-debate

Organizaciones en Chile, Uruguay, Paraguay, Colombia, y Argentina, convocan para el 27 de abril a un Tweet-Debate con el hashtag #WorldIPDay:

  • Argentina, Uruguay y Chile: 16:00 horas.
  • Colombia: 14:00 horas.
  • Paraguay: 13:00 horas.

Las leyes de propiedad intelectual limitan tu derecho a participar activamente de la vida cultural de tu país. Este derecho está reconocido en diversos pactos internacionales, e implica que cada ciudadano tiene derecho a gozar de las artes y de los beneficios del progreso científico.

Para poder garantizar este derecho, se necesita que las personas puedan acceder y reapropiarse de las obras culturales de múltiples maneras: desde la parodia hasta la copia, se necesitan muchas libertades sobre las obras para que la ciudadanía pueda efectivamente ejercer este derecho.

El sistema de propiedad intelectual, aunque se postula como un sistema “equilibrado”, inclina la balanza en beneficio de las grandes empresas del entretenimiento y la cultura, de las grandes compañías farmacéuticas, químicas y de las empresas biotecnológicas. Estas normas, excesivamente restrictivas y con escasas limitaciones, afectan negativamente el acceso a la cultura y al conocimiento, tus libertades en Internet, tus derechos sobre los dispositivos que compras e incluso el costo de tus medicamentos, la seguridad de los alimentos que consumes y ponen en riesgo tu libertad de expresión.

Puedes ver más información en la convocatoria »

Actualizado: Resumen del TweetDebate »