Investigador(a): lo que tienes que saber sobre copyright y acceso abierto antes de publicar tu paper

Investigador(a): lo que tienes que saber sobre copyright y acceso abierto antes de publicar tu paper

Viernes 17 Abr 2015

El copyright es un privilegio exclusivo que se entrega al autor de una obra, durante un tiempo limitado. Este privilegio es automático, en el sentido de que comienza a regir inmediatamente cuando una creación original es fijada sobre un medio material, como puede ser una hoja de papel o un archivo digital. Este privilegio exclusivo es muy amplio, en el sentido de que no se refiere solamente al derecho a copiar tu artículo para fines comerciales, sino que además se refiere al derecho a hacer copias para cualquier fin, a distribuir esas copias, a traducir tu artículo, etc. Tan sólo existen una serie de excepciones que varían de país en país, pero que normalmente incluyen el uso educacional bajo ciertas condiciones, y una serie de usos justos, como el derecho a copiar una cita de un libro al hacer una reseña de ese libro.

La mayor parte de la publicación científica en revistas y congresos es intermediada por editoriales. Las editoriales científicas aparecieron porque la única forma que existía de acceder al conocimiento científico era leyéndolo en una revista o en las actas (proceedings) de un congreso. Preparar, imprimir y distribuir estos documentos a bibliotecas de todo el mundo es una tarea costosa. Las editoriales científicas siguen existiendo, en parte, porque la preparación de una revista o las actas de un congreso continúa siendo una tarea tediosa incluso en formato digital, y el mantenimiento de un archivo digital no está exento de ciertos costos.

Ni los costos de preparar los artículos, cuidando la presentación y el formato, ni los costos de operar plataformas para que los académicos realicen la revisión por pares de los artículos, ni el mantenimiento de los archivos digitales son la principal razón por la cual las editoriales continúan existiendo. La principal razón es que las editoriales virtualmente certifican la calidad de los artículos que publican. Hacen esto porque su modelo de negocios consiste en vender suscripciones físicas o digitales, principalmente a bibliotecas. Si sus productos son de alta calidad científica, pueden vender más suscripciones y cobrar más por cada suscripción. Si sus productos son de baja calidad, su negocio se desploma. La "certificación" de calidad que entregan las editoriales es parte integral de la carrera de un académico: la contratación y la promoción de un investigador en una universidad o laboratorio de investigación nacional, y en gran medida también en un laboratorio de investigación industrial, está sujeta a una cantidad sustancial de artículos en publicaciones con alto índice de impacto, que son prácticamente todas administradas por una editorial científica tradicional.

Una situación transitoria, pero incómoda

Naturalmente, todo esto ha cambiado con Internet. El principal cambio es que para los académicos, permitir que sus artículos puedan ser leídos libremente en Internet confiere una ventaja: los artículos disponibles libremente en Internet son más leídos y más citados que los artículos que requieren algún pago. Por otra parte, para las editoriales estos artículos representan una desventaja, porque hacen menos atractiva la opción de pagar por leer.

Para los académicos, sin embargo, prescindir por completo de las editoriales no es una posibilidad real, o al menos no en el corto plazo. La comunidad que organiza una conferencia, por ejemplo, podría decidir que simplemente pondrán las actas en línea disponibles libremente en el sitio de la conferencia. El problema es que entonces los académicos tienen un menor incentivo para enviar artículos a la conferencia, si las actas no son publicadas por una editorial de prestigio—porque significa disminuir el peso de esos artículos como parte de su curriculum al momento de optar a un nuevo trabajo o a una promoción.

Las editoriales necesitan a los académicos, pero los académicos, en este momento, necesitan también a las editoriales. Tal como un académico puede elegir no enviar sus trabajos a una revista o conferencia que sea publicada por una editorial tradicional, las editoriales son las que en última instancia envían el formulario de transferencia de copyright o licenciamiento a los autores cuando sus trabajos son aceptados. En ese momento, los autores pueden aceptar las condiciones de la editorial, o rechazarlas, en cuyo caso su trabajo no será publicado por la editorial.

Sin embargo, la situación no es completamente estática. Un cambio notable en los últimos años es que prácticamente todas las editoriales permiten acceso abierto verde, que significa que los autores de un artículo retienen el derecho de publicar libremente su artículo (antes de las revisiones hechas por la editorial) en su propio sitio web o en un repositorio institucional. Los autores, de todas formas, tienen la obligación de incluir un enlace a la versión de la editorial, que se considera la versión final, y que es de pago.

Otro cambio importante es que muchas de las editoriales tradicionales que permiten acceso abierto dorado, en cuyo caso el artículo está disponible libremente desde el sitio de la editorial para descarga. Los lectores del artículo no pagan nada por leer el artículo. Los que pagan son los autores, realizando un pago compensatorio del orden de USD 1500 a USD 2000 por artículo que representa para la editorial lo que ellos dejan de percibir por concepto de vender acceso a ese artículo.

También existen editoriales de acceso abierto en que todos los artículos son publicados bajo la opción de acceso abierto dorado, es decir, todos los autores que publican en sus revistas o actas de congreso pagan porque sus artículos sean puestos libremente a disposición del público. Un ejemplo de este tipo de editorial es PLOS, Public Library of Science, que publica la revista PLOS ONE, entre otras. El problema es que en este caso existe un incentivo perverso para las editoriales, que es el de aceptar cualquier trabajo con tal de recibir este pago. Existen literalmente cientos de editoriales de acceso abierto predatorias, cuyas malas prácticas han sido ampliamente documentadas.

Un nuevo equilibrio

Un nuevo estado de equilibrio puede alcanzarse, pero tomará tiempo llegar a ello. Un elemento importante de este nuevo equilibrio es el reconocimiento de esta nueva realidad por parte de las entidades que financian la investigación científica. En Europa, en el Reino Unido, y recientemente en Estados Unidos, más y más entidades estatales de financiamiento a la investigación exigen que los artículos realizados con sus fondos estén disponibles libremente en Internet inmediatamente o dentro de los siguientes 12 meses a su fecha de publicación. Varias de estas entidades de financiamiento también proveen de la opción de incluir gastos provenientes de acceso abierto dorado en los presupuestos de un proyecto de investigación.

Otro elemento de este nuevo equilibrio es el rol de las sociedades profesionales, que pueden convertirse en editoriales de acceso abierto (o parcialmente de acceso abierto) sin que exista un conflicto comercial de por medio. Por ejemplo, la AAAI (Asociación por el Avance de la Inteligencia Artificial) publica actas de congreso en acceso abierto dorado, aunque conserva revistas que son de acceso cerrado como una forma de incentivar a que la gente se incorpore a la asociación.

Las opciones para un investigador

Actualmente, si tu paper es aceptado en una conferencia o revista y recibes un formulario de autorización que debes firmar, este formulario normalmente será de uno de los siguientes tipos:

  1. Un formulario de transferencia de copyright, en el cual entregas a la editorial todos los derechos exclusivos sobre tu paper que la legislación de copyright te entrega. La editorial te entrega a ti de vuelta una licencia para que hagas algunas cosas con tu propio paper, especificando cuáles son esas cosas en el mismo formulario, como por ejemplo utilizar extractos del mismo o publicarlo en tu página web.
  2. Un formulario de licenciamiento, en el cual retienes el copyright sobre tu paper, y le entregas a la editorial una licencia perpetua no-exclusiva para publicar tu artículo, y una licencia exclusiva para publicación comercial. Tu retienes el copyright sobre tu paper, aunque la licencia te obliga a ciertas cosas, especificadas en el mismo formulario.

También hay editoriales como Sheridan (que publica actas de conferencias de ACM) que te ofrecen ambas opciones. En tal caso debes elegir la opción (B) Licenciamiento, porque es la que te entrega más derechos a ti como autor de tu paper.

En otras ocasiones, la editorial te dará la opción de publicar tu paper con acceso abierto dorado realizando un pago. Lo primero que debes hacer es ver si la editorial realmente es una buena editorial o una editorial predatoria, comparando su nombre contra las que aparecen en la lista de Beall (esto obviamente deberías hacerlo antes de enviar tu artículo). Lo segundo es revisar si existen excepciones o rebajas en este pago, que ocasionalmente las hay por ejemplo para investigadores en países en desarrollo. Lo tercero es buscar una fuente de financiamiento para este pago, que a veces existe en un proyecto o grupo de investigación (lo mejor es incluir a priori estos gastos en el presupuesto del proyecto).

En todos los casos, es en tu propio interés y el de tu investigación el poner una copia de tu paper en tu propia página web. Es increíble la cantidad de gente que no lo hace, por desconocimiento o por pereza. Existen sitios como SelectedWorks, ResearchGate y Academia.edu donde es muy fácil y gratis crear un repositorio personal para tus propios papers.

Foto de ChaTo Carlos Castillo @ChaToX PhD en Ciencias de la Computación, investigador en minería de datos y computación social, particularmente en medios sociales durante crisis humanitarias. http://www.chato.cl/