Reforma al copyright en Europa es demasiado positiva para los ciudadanos: Disney, Elsevier, y otros tienen 2 meses para detenerla

Reforma al copyright en Europa es demasiado positiva para los ciudadanos: Disney, Elsevier, y otros tienen 2 meses para detenerla

Lunes 6 Abr 2015

El Parlamento Europeo está evaluando cambios a la directiva europea sobre copyright, que data del 2001. La propuesta base es la desarrollada por Julia Reda, que basada en una consulta ciudadana, propone un mercado digital único para Europa y una serie de derechos para los ciudadanos, bibliotecas, y instituciones de enseñanza con el objeto de difundir la ciencia y la cultura.

El mercado digital único para Europa significará el fin del mensaje "este vídeo no está disponible en tu país," al establecer que la licencia de uso de contenido en un país europeo será válida para cualquier otro país europeo.

La respuesta de los dos grupos mayoritarios del parlamento europeo, socialdemócratas y populares, ha sido bastante negativa hasta el momento. En total, se han introducido más de 500 enmiendas. Muchas de ellas pueden resumirse en una sola frase: no queremos que cambie nada.

¿Quiénes están detrás de esta feroz oposición a una reforma? Gracias a medidas de transparencia, conocemos la lista de empresas que han solicitado reuniones con parlamentarios europeos para discutir este proyecto. Estas empresas incluyen a Disney, Elsevier, y Vivendi, además de las sociedades de "derecho de autor" de varios países europeos, las cuales básicamente representan los intereses de los intermediarios culturales como editoriales y discográficas.

En los últimos años el intenso lobby de esta industria ha conseguido avances impensables, extremadamente peligrosos para los propios ciudadanos europeos. Por ejemplo, en Francia compartir archivos por Internet tiene ahora una pena similar a la del homicidio involuntario, y en España mientras que matar a alguien por imprudencia grave (por ejemplo, por jugar con una pistola cargada) tiene una pena máxima de 4 años de cárcel, tener una página de enlaces puede castigarse con 6 años de cárcel.

En contraste, la propuesta de Julia Reda propone armonizar en la Unión Europea las excepciones al copyright, como el derecho a citar y a parodiar, además permitir a las bibliotecas digitalizar libros y prestarlos como e-books, pagando el importe correspondiente. La reforma toca muchos otros aspectos relacionados con los derechos de los usuarios sobre sus propias creaciones digitales, por ejemplo, establece que las fotografías de monumentos en espacios públicos no necesitan pagar derechos a los dueños de estos monumentos.

El problema es que la reforma es demasiado positiva para los ciudadanos. Esto es evidente al leer las enmiendas introducidas por los parlamentarios que defienden los intereses de las editoriales y discográficas. Veamos algunos ejemplos:

  • Mientras que el informe solicita que el canon digital sea "modernizado a la luz del desarrollo de tecnologías digitales", las enmiendas piden "hacerlo más transparente y optimizarlo" (o sea, nada).
  • Mientras que el informe urge que se establezcan "limitaciones y excepciones al copyright", las enmiendas piden "las limitaciones y excepciones al copyright provistas en la legislación existente."
  • Mientras que el informe establece que "enlazar no debe ser considerado un acto de comunicación", las enmiendas establecen que "bajo ciertas circunstancias enlazar puede ser considerado un acto de comunicación."
  • Mientras que el informe indica "la necesidad de establecer una definición común del Dominio Público, para asegurar la diseminación de contenido cultural a través de la Unión Europea", las enmiendas piden borrar este párrafo.

No es raro en estas condiciones ver a europarlamentarios del grupo popular, como Constance Le Grip, defendiendo el status quo y amenazando con que si se reforma el copyright en Europa habrá más influencia de la cultura estadounidense e incluso la destrucción de la industria cultural europea. El punto principal del debate no son los derechos de los autores, sino que, como Therese Comodini ha dicho, "el balance entre los titulares de los derechos y los usuarios."

Ars Technica resume la situación de forma muy simple:

El trabajo para prohibir el bloqueo por localización geográfica y la reforma del copyright será empantanado por un frenético lobby de aquellos cuyo principal objetivo es que haya el mínimo de progreso posible.

En poco más de dos meses, el 10 de junio de 2015, el parlamento europeo en sesión plenaria votará sobre la reforma y sus enmiendas. En este escenario la acción de los propios ciudadanos en Europa en los próximos meses será crítica. Recordemos que en julio del 2012 el Parlamento Europeo rechazó por 478 votos contra 39 el ACTA, un tratado internacional contra la "falsificación y la piratería" tras una serie de multitudinarias manifestaciones en Europa. Al parecer, es la única forma de que algunos parlamentarios europeos voten en beneficio de los ciudadanos que los eligieron.

Charla de Julia Reda explicando esta reforma

Debate entre Julia Reda y Constance Le Grip

Más información: Julia Reda—EU copyright evaluation report.

Foto de ChaTo Carlos Castillo @ChaToX PhD en Ciencias de la Computación, investigador en minería de datos y computación social, particularmente en medios sociales durante crisis humanitarias. http://www.chato.cl/