Sci-Hub derriba barreras de copyright “ilegales” de publicaciones científicas

Sci-Hub derriba barreras de copyright “ilegales” de publicaciones científicas

Miércoles 1 Jul 2015
Direcciones donde puedes encontrar Sci-Hub (actualizadas junio 2016):

Sci-Hub es uno de los sitios que más ha ayudado a liberar artículos científicos que están “secuestrados” por editoriales. El siguiente texto es una traducción de un artículo publicado en TorrentFreak, donde su fundadora explica las motivaciones que la impulsaron a crear y mantener el sitio que ahora afronta problemas judiciales en Estados Unidos.

En una demanda interpuesta por Elsevier, una de las editoriales académicas más grande del mundo, Sci-Hub.org está enfrentando el pago de millones de dólares en daños. Sin embargo, el sitio no tiene intenciones de echar pie atrás y continuará su lucha para mantener el acceso al conocimiento científico gratuito y abierto. “Creo que el modelo de negocios de Elsevier es ilegal en sí mismo”, dice Alexandra Elbakyan, fundadora de Sci-Hub.

Con utilidades de más de un millón de dólares, Elsevier es una de las editoriales académicas más grandes del mundo. La compañía tiene los derechos de muchas publicaciones académicas donde los científicos publican sus últimos avances. La mayoría de estas revistas están bloqueadas por muros de pago (paywalls), lo que hace imposible para investigadores menos afortunados acceder a ellas.

Sci-Hub.org es uno de los principales sitios que elude esta barrera artificial. Fundado por Alexandra Elbakyan, una investigadora nacida y graduada en Kazajistán, su principal objetivo es proveer de acceso a la ciencia y al conocimiento a las personas menos privilegiadas.

El servicio no es como el típico sitio pirata. No fue creado para compartir los últimos estrenos de Hollywood, sino para ganar acceso a importante conocimiento que investigadores requieren para trabajar.

“Cuando estaba trabajando en mi proyecto de investigación, encontré que todos los artículos científicos que necesitaba estaban bloqueados por muros de pago. En ese tiempo yo era estudiante en Kazajistán y nuestra universidad no estaba suscrita a nada”, dice Alexandra a TorrentFreak.

Luego de buscar en Google por un tiempo, Alexandra encontró varias herramientas y servicios para eludir estos muros de pago. Con su nuevo conocimiento adquirido, empezó a participar en foros de internet donde otros investigadores solicitaban artículos científicos.

Cuando ella notó lo agradecidas que estaban las otras personas de los artículos que ella compartía, Alexandra decidió automatizar el proceso desarrollando software que permitiera a cualquiera buscar y obtener acceso a artículos científicos. Es ahí cuando nació Sci-Hub, en el año 2011.

“El software inmediatamente llegó a ser popular entre investigadores rusos. No había gran idea detrás del proyecto, como «hacer toda la información libre» o algo así. Solo necesitábamos leer todos esos artículos científicos para hacer nuestras investigaciones”, dice Alexandra. “Ahora, el objetivo es recolectar todos los artículos científicos publicados y liberarlos”, agrega.

Por supuesto que Alexandra sabía que el sitio podría enfrentar problemas legales. En ese sentido, la demanda interpuesta por Elsevier no llega por sorpresa. Sin embargo, está más que dispuesta a luchar por el derecho de acceso al conocimiento, como otros lo hicieron antes que ella. “Gracias a la demanda de Elsevier pasé el punto de no retorno. En este punto, tengo que probar que tenemos todo el derecho de hacer esto o arriesgar a ser ejecutada como otros «piratas»”, dice, haciendo alusión a Aaron Swartz como un ejemplo.

“Si Elsevier logra cortar nuestros proyectos o los fuerza a irse a la darknet, eso demostrará una idea importante: que las personas no tienen derecho al conocimiento. Tenemos que ganar a Elsevier y otras editoriales, y mostrar que lo que estas compañías comerciales están haciendo está fundamentalmente equivocado”.

La idea que una estructura comercial pueda explotar el trabajo de los investigadores, quienes normalmente no reciben dinero por sus contribuciones, y lo esconda de una gran parte del mundo académico es algo que ella no acepta: “Cualquier persona debería tener acceso al conocimiento sin importar su salario o su afiliación. Y eso es absolutamente legal. También la idea de que el conocimiento puede ser propiedad privada de alguna compañía comercial es muy extraño para mí”.

La mayoría de las instituciones de investigación en Rusia, en países en vías de desarrollo e incluso en Estados Unidos y Europa no pueden costear las caras suscripciones. Esto significa que no pueden acceder a investigación crucial, incluyendo investigaciones biomédicas como estudios sobre el cáncer.

Aparte del público en general, Sci-Hub también es una herramienta esencial para los académicos. De hecho, algunos investigadores usan el sitio para acceder a sus propias publicaciones, porque están bloqueadas por muros de pago. “Lo más divertido que me han dicho muchas veces los investigadores es que tienen que descargar sus propios artículos publicados desde Sci-Hub. Incluso los autores no tienen acceso a su propio trabajo”, dice Alexandra.

En vez de verse a sí misma como culpable, Alexandra cree que las grandes editoriales académicas son las que están equivocadas. “Creo que el modelo de negocios de Elsevier es en sí mismo ilegal”, dice, señalando el artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU que indica que «toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten».

Ella cree que los muros de pago de Elsevier y otras editoriales violan este derecho. El mismo artículo 27 también permite a los autores proteger sus trabajos, pero las editoriales no son los «autores», ellos simplemente explotan los derechos de autor.

Alexandra insiste que su sitio web es legal y espera que futuros cambios en leyes de derecho de autor reflejen esto. En cuanto a la demanda de Elsevier, no teme luchar por sus derechos y aquí mismo hace una confesión: “Desarrollé el sitio Sci-Hub.org donde cualquiera puede descargar artículos científicos solicitándolos. También subí al menos la mitad de más de 41 millones de artículos científicos detrás de muros de pago a la base de datos de LibGen y trabajé activamente para crear sitios espejos de ella”.

“No tengo miedo de decir esto, porque cuando tú haces lo correcto, ¿Por qué deberías esconderte?”, concluye.

Fuente imagen: imgur: “No leemos la mitad de los artículos que citamos porque están bloqueados por barreras de pago”.