Todas las cosas buenas eventualmente terminan

Todas las cosas buenas eventualmente terminan

Miércoles 25 Ene 2017

Todo llega a su fin. Algunas cosas antes de lo esperado, algunas otras más tarde. A veces el fin de las cosas llega de una forma invisible, cuando deja de ocupar espacio en nuestras mentes, en nuestro tiempo, porque nuestras vidas se han movido vertiginosamente en direcciones que hasta hace poco, no habríamos si quiera imaginado.

Es este, en mi opinión, el caso de Manzana Mecánica.

Manzana Mecánica comenzó en el 2007 como un referente de ideas sobre tecnología, cultura y sociedad, fruto de conversaciones entre amigos que se vuelcan en un espacio público. Todo esto con el objetivo de compartir dichas ideas y enriquecerlas colaborativamente en ese proceso. Sin embargo dos fenómenos han surgido al día de hoy: Uno exógeno o "ambiental", y uno endógeno o "personal" del equipo de Manzana Mecánica.

El primero es que el mundo está cada día más caótico y turbulento. Podría decirse que esto es un tanto evidente y por tanto carente de nueva información en sí mismo, pero a lo que me refiero es en particular con respecto a las conversaciones que motivaron la creación de Manzana Mecánica. Hace algunos años era una novedad aún imaginar el futuro de muchas tecnologías o cosas que eran relativamente "de nicho", como la cultura libre. No obstante hoy, el alcance, impacto y profundidad que la tecnología tiene en la cultura y sociedad, es abrumador. Esto genera tanto un desafío como una oportunidad: Muchos de los temas e ideas aquí explorados están crecientemente vigentes y tocando las vidas de mucha más gente de forma inexorable, provocando ricas y múltiples oportunidades para seguir explorando en ellas. Pero tal vez son demasiadas oportunidades, más de las que podemos abordar, lo cual nos lleva al segundo fenómeno.

Personalmente, tuve el honor de ser invitado a participar hace alrededor dos años, como contribuyente y editor. Entusiasmado, comencé a estudiar diversas fuentes e ideas que en medios en español no se analizan con el mismo nivel de profundidad, o con la mirada única que da tener un trasfondo cultural ligeramente distinto al anglo parlante o del norte global. Pero dibujar una línea editorial entre lo que fuera valioso, alineado con los intereses de nuestros colaboradores y asequible con el tiempo que regalan, demostró ser muy complejo. Demasiadas novedades, muchos pero limitados intereses y poco tiempo, es una espiral que es difícil revertir. Es así como con el tiempo todos los colaboradores relativamente activos, nos vimos en diferentes conversaciones, hablando de distintas pasiones y proyectos que implícitamente nunca mencionaban éste, nuestro espacio de conversación que compartimos con el mundo.

Hasta hoy. Hoy nos encontramos una vez más para dar un final digno a este espacio, en donde además nuestro colaboradores comparten sus propias palabras respecto a lo que su paso por acá les significa.

Álvaro Graves

Manzana Mecánica comenzó para mi como Sushi Knights, un blog de algunas personas del DCC que conocía y que compartían varios de mis intereses. La riqueza de los temas planteados y las discusiones que nacían a partir de los artículos es lo que me motivó a comenzar a escribir. Pero escribir siempre ha sido algo tremendamente difícil para mi, y en ese sentido éste fue un buen ejercicio de auto disciplina y constancia. Como un todo, siento que Sushi Knights y luego Manzana Mecánica fueron espacios de discusión de ideas muy interesantes en una época donde esos espacios no abundaban.

Además quiero creer que éste fue un referente hispanoamericano en temas de propiedad intelectual, software, datos y en general sobre la cultura libre. A pesar de lo esforzado y a pulso que fue la dinámica del sitio, creo que logramos llegar con ciertos temas e ideas relacionadas con la cultura libre a personas que de otra forma no los habrían conocido. Y al final, eso era parte del objetivo.

Creo que logramos llegar con ciertos temas e ideas relacionadas con la cultura libre a personas que de otra forma no los habrían conocido

Después de más de diez años siendo parte de este experimento, mi vida y la de muchos otros miembros, ha cambiado demasiado, y lamentablemente Manzana Mecánica ya no puede ser una de mis prioridades. Es por esto que creo importante reconocer que ya no estamos en la misma postura que hace una década, pero a la vez, por respeto a nuestros “yo del pasado”, creo que es importante darle un punto final con este post y no dejar Manzana Mecánica languidecer por más tiempo.

A mi no me cabe duda que muchos de nosotros vamos a seguir metidos en temas, ya sea Cultura Libre, Datos Abiertos, Software Libre, etc. Pero no será aquí. Me siento muy orgulloso del contenido que generamos, de los amigos que hice y esperanzado de ver qué es lo que cada uno de nosotros va a seguir haciendo en el futuro.

Jens Hardings

Manzana Mecánica, así como su antecesor, Sushi Knights, cumplió un rol bien importante en presentar y ordenar ideas que pueden haber sido bastante disruptivas y difíciles de digerir para muchos. Por lo mismo, afloran dudas, expectativas desmesuradas y miedos que es importante conversar sin menospreciar ni ridiculizar esos sentimientos. Siempre en Manzana Mecánica hubo mucho respeto por opiniones diversas, eso sí velando por que estuviesen fundadas en antecedentes concretos y verificables, así como en razonamientos lógicos.

Mi aprendizaje es que la gente es mucho más razonable de lo que uno piensa, y en general es muy capaz de entender y razonar cuando uno pone de su parte para que la comunicación fluya

Mi aprendizaje es que la gente es mucho más razonable de lo que uno piensa, y en general es muy capaz de entender y razonar cuando uno pone de su parte para que la comunicación fluya. Hoy en día muchos de los temas iniciales han madurado bastante y a otros aún les queda camino por recorrer. Hay nuevos desafíos y serán otras las iniciativas que contribuyan sus granos de arena. Con seguridad habrá más de algún miembro de Manzana Mecánica aportando en ellas.

Verónica Achá

Espero que la vida nos vuelva a reunir en alguna otra instancia, y que el libre flujo de la cultura y el conocimiento se transforme en bandera de lucha de muchas otras personas, a lo largo y ancho del planeta

A la hora de la despedida, quiero hacer público mi agradecimiento a quienes dieron vida a este espacio por invitarme a participar y ser parte del equipo por tantos años. Hoy, aunque ya alejada de la actividad desde hace tiempo, sigo admirando el espacio de colaboración que se logró. Aprendí mucho, de personas muy distintas, e intenté entregar mi mirada personal y profesional respecto a algunos temas que aún resuenan en mi conciencia.

Espero que la vida nos vuelva a reunir en alguna otra instancia, y que el libre flujo de la cultura y el conocimiento se transforme en bandera de lucha de muchas otras personas, a lo largo y ancho del planeta.

Cristian Bravo-Lillo

Qué buenos tiempos fueron aquellos de Manzana Mecánica. Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Manzana Mecánica fue un buen sitio de difusión de ideas sobre tecnología, derechos ciudadanos, ingeniería, ciencia, y cuanta cosa se nos viniera a la cabeza. Fuimos un grupo de personas con mucho entusiasmo e ideas similares sobre temas que era necesario observar desde la vereda ciudadana sobre la realidad de Chile y, en algunos casos, de otros países de habla hispana. Sin embargo, el entusiasmo se fue apagando producto de los muy diversos caminos que cada uno fuimos tomando, como dice Raúl.

Me preocupa la falta de opiniones independientes de alcance masivo en Chile. Los medios de comunicación tradicionales son controlados por sus dueños; sus líneas editoriales representan casi exclusivamente los intereses económicos de una minoría. Producto de eso, temas con poca importancia relativa en comparación con otras localidades, como la violencia y la delincuencia, son puestos en el tapete mediático de una sociedad sin capacidad de juicio crítico, por sobre otros tópicos con más importancia de fondo. Temas tales como la libertad en las redes en América Latina, los intentos gubernamentales de control de las redes sociales, la falta de comprensión de la prensa sobre la investigación científica, el poco respeto de los medios tradicionales a las nuevas formas de producción de conocimiento, y tantos otros más que no están siendo cubiertos hoy. En un mundo donde Internet genera una diferencia real en las sociedades y donde por consiguiente algunos gobiernos se han transformado derechamente en enemigos de Internet, seguimos necesitando desesperadamente poder analizar las cosas con seriedad y con un poco de humor. Pero sobre todo bajo el prisma de la racionalidad, la evidencia y el juicio crítico.

Seguimos necesitando desesperadamente poder analizar las cosas con seriedad y con un poco de humor. Pero sobre todo bajo el prisma de la racionalidad, la evidencia y el juicio crítico

Nuestra idea era hacer un sitio independiente. Nunca aceptamos publicidad. Teníamos una línea editorial que no aceptaba artículos parciales sobre productos, servicios o tecnología, en parte por nuestro convencimiento de que la tecnología, una parte fundamental de nuestra sociedad, es algo poderoso, y requiere de difusión clara y (relativamente) imparcial para que cada uno tome una decisión informada. Estoy muy contento de lo que en algún momento llegó a ser este sitio pero, no por ser cliché es menos cierto, todo termina en algún momento. No puedo sino hacer un mea culpa respecto a mi incapacidad de mantener un ritmo continuo de trabajo para un proyecto grupal como éste.

Larga vida a Manzana Mecánica.

Boriss Mejías

Yo soy de los que cree en la colaboración y en la interconectividad fundamental de todas las cosas. Con eso en mente, la cultura libre y el software libre son fundamentales para una sociedad más colaborativa, donde todos aprendemos de todos, y donde usamos las creaciones de los demás para crear cosas nuevas. Por eso disfruté mucho ser parte de Manzana Mecánica, por todo lo que aprendí y colaboré con los otros miembros de esta comunidad.

La cultura libre y el software libre son fundamentales para una sociedad más colaborativa, donde todos aprendemos de todos, y donde usamos las creaciones de los demás para crear cosas nuevas

Traté de aportar sobre todo en lo referente al software libre, pero también en la música y otros temas que me interesan, donde siempre es posible encontrar el impacto de la cultura libre, el derecho de autor, y la colaboración. Incluso en temas que abarcan desde Jesucristo al Heavy Metal.

Sólo me queda dar las gracias a todos los miembros de Manzana Mecánica, los que nos leyeron, y sobre todo los que comentaron los artículos y compartieron sus ideas con nosotros.

Pablo Cárcamo

Llegué a Manzana Mecánica primero como un lector y después como colaborador. La información que provenía de este sitio siempre fue interesante porque era desde gente que sabe mucho de los temas sobre los que escribía. Siempre fue un espacio donde existía algo para aprender, e intentar aportar un granito de arena a la creciente discusión sobre el impacto de la tecnología parecía una gran oportunidad. Pasar de ser un interesado individual en temas de propiedad intelectual e Internet, a formar parte de un colectivo, fue una parte importante en un proceso de crecimiento personal e intelectual para mi, que espero poder replicar alguna vez en el futuro. Escribir y hablar sobre colaboración a veces puede sonar sencillo, pero es importante experimentar los procesos y relaciones que devienen de las interacciones de grupos de personas que a veces no se han visto cara a cara.

Escribir y hablar sobre colaboración a veces puede sonar sencillo, pero es importante experimentar los procesos y relaciones que devienen de las interacciones de grupos de personas que a veces no se han visto cara a cara

Ahora la mayoría de quienes escribimos por acá volvemos a una posición de lectores. Los artículos a los que dedicamos nuestro tiempo quedarán aquí para quienes busquen reflexiones y aprendizajes sobre la relación entre la tecnología y la cultura libre. Creo que es un final para este blog, que recibió nuestras ideas e inquietudes, pero que abre nuevas oportunidades de conversación. Para terminar sólo queda agradecer a quienes dedicaron su tiempo a leer, comentar y compartir todo lo escrito, y también a quienes de forma rotativa aportaron con edición y recomendación de los artículos.

Carolina Gainza

Fue un agrado ser parte de Manzana Mecánica, especialmente porque provengo de un área diferente a la de la mayoría de los participantes del grupo. Creo que eso era lo que hacía especial a MM, el diálogo que pudimos establecer entre distintas disciplinas, algo tan necesario si pensamos que el impacto de la tecnología no tiene que ver sólo con innovaciones técnicas, sino que afecta lo social, lo político y lo cultural. Espero haber contribuido a ese diálogo desde las humanidades.

El impacto de la tecnología no tiene que ver sólo con innovaciones técnicas, sino que afecta lo social, lo político y lo cultural

Considero que uno de los principales conflictos presentes en la sociedad actual está vinculado a la propiedad intelectual, y en este sentido, creo que Manzana Mecánica ha contribuido de forma importante a ese debate. Me siento afortunada de haber podido aportar a la discusión sobre la cultura libre, la tecnología y las formas de creación que se desarrollan en este contexto.

Ahora Manzana Mecánica será un archivo. Será como una cámara del tiempo, que permitirá a las futuras generaciones conocer el debate que se produjo a principios del siglo XX sobre las tecnologías digitales, la propiedad sobre el conocimiento, la cultura libre y la innovación social.

¡Un abrazo a todos!

Carlos "ChaTo" Castillo

Manzana Mecánica fue un proyecto al que le dediqué una gran parte de mi tiempo desde el 2005 hasta el 2015. Escribí más de 620 artículos en total, y grabé una serie de podcasts con guión, incluyendo música y vídeos, con más de 38 programas. Durante muchos años, prácticamente todos los sábados y domingos en la mañana, y muchas tardes las pasé preparando material para Manzana Mecánica.

¿Por qué lo hice? Porque creo que el sistema de copyright y patentes que controla nuestra cultura y nuestra tecnología es malo. Creo que una de las cosas más importantes que tenemos que hacer es superar esos sistemas, tarea que es enormemente difícil porque nuestra misma cultura y tecnología están muy atrapadas en el mismo, muy comprometidas con su lógica. Lo único que queda es la insistencia práctica en la verdad, el Satyagraha del que hablaba Gandhi, esta vez a través de un canal electrónico, e idealmente en un formato que atrajera a muchas personas.

Durante varios años, lo conseguimos. El sitio fue fundado el 2005 por Alejo, Nico, Tama, y Mig, ex-compañeros del Departamento de Ciencias de la Computación (DCC) de la Universidad de Chile, se llamaba "Sushi Knights", y el logo era un sushi estilizado y unos palillos.

La novedad de los "blogs" nos llevó los años 2005 y 2006 al peak de audiencia que tendríamos. Los años 2007-2009 vieron varios cambios en el equipo y la salida de varios de los fundadores. En el año 2010 ayudamos en el terremoto de Concepción recopilando información. Los años 2011-2014 continuamos al mismo ritmo; la audiencia nunca volvió a la que era el 2006 pero siempre mantuvimos entre 10K y 15K visitantes mensuales, incluso en los últimos años.

Nuestra gran dificultad fue siempre la creación de contenido. Con palabras suaves, amenazas veladas, amenazas directas, cuotas, etc., lo intentamos todo. Normalmente la gente llega, escribe durante un tiempo, y luego deja de hacerlo. Fue tremendamente frustrante no poder encontrar más gente que pudiese mantener una dedicación constante al proyecto. En mi caso, no sólo soy fanático de ésto, sino que también tengo una tremenda dificultad en "dejar ir" las cosas. Alguna gente tiene la cualidad sin el defecto, yo tengo los dos. Sólo "dejé ir" a Manzana Mecánica el último año, sabiendo que era muy probable que llegaríamos a este preciso momento, a este post, si dejaba de escribir. Y es porque quería introducir otras cosas en mi vida: escuchar más música electrónica, por ejemplo, y dedicarle más tiempo a la investigación, que con más responsabilidades se torna cada vez más difícil.

Disfruté ser parte de Sushi Knights y Manzana Mecánica, en compañía de buenísima gente, muy interesante. A muchos los conocía del DCC, a otros los conocí en el camino. Disfruté mucho escribir, me forzaba a estar al día en materia de Cultura Libre (lo sigo estando). Fui soltando la mano con el tiempo, y aportar siempre me pareció algo importante y necesario.

Algunos SK en el 2008 Algunos MM en el 2014

Disfruté enormemente hacer el podcast, me siento muy contento de haberlo hecho, porque necesitaba crear en mi vida algo que me pareciese hermoso y convincente, aunque no llegase a tanta gente como escribiendo, algo que fuese persuasivo. También me gustó mucho trabajar con Daniel Mariscal, a quien jamás he conocido en persona, en los videos de Creativos Conecta2 que hizo con el podcast.

Continúo buscando cómo dar salida a mi inquietud por la Cultura Libre. No sé si lograré hacerlo, la vida se torna más y más compleja, y más y más vertiginosa conforme pasan los años. Ya veremos.

Podemos tener un mundo en el cual la ciencia y la cultura son de todos. Solamente se necesita que todos nos demos cuenta de que ese mundo es mejor que éste, y trabajar juntos para llegar a él.

Palabras al cierre

De ahora en adelante, los posts publicados quedan disponibles como un registro histórico para el futuro. Si alguien, o un colectivo de personas, desean continuar con el proyecto, estamos más que dispuestos a facilitarlo.

Las ideas continúan en todos nosotros y también en ustedes, juntos o distantes, individual y colectivamente. Fluyendo de distintas y creativas maneras, vertiéndose en nuevas iniciativas y colaboraciones.

Los medios y las personas cambian, pero la tecnología y nuestra cultura siguen.

Foto de Raliaga Raul Aliaga @raliaga Ingeniero por formación, consultor, productor y diseñador de videojuegos en la actualidad. Me gusta el desarrollo de videojuegos, medios sociales, ciencia, teatro, música en vivo, los gatos y viajar.