Adios a las Discográficas


Este programa forma parte del podcast Cultura Libre.

Adios a las Discográficas

Miércoles 21 Jul 2010

Este programa es sobre cómo la industria discográfica se ha opuesto a cada avance tecnológico que ha hecho la música más abundante, y cómo ahora tiene dos opciones: adaptarse o morir.

Versión en vídeo

Guión

[Música de fondo, el Canon en Re de Pachelbel]

Johann Pachlebel compuso su famoso canon en Re mayor en 1680, pero la pieza no se hizo famosa sino hasta el siglo XX. Hoy en día se la puede encontrar en numerosas compilaciones de música clásica, aunque curiosamente, donde más se encuentra esta melodía es escondida en la música popular, como un virus que se multiplica sin cesar.

El comediante Rob Paravonian estudió chelo cuando pequeño, y odia el canon en re mayor de Pachelbel. ¿Por qué? Primero porque según él la parte de chelo es repetitiva y pobre. Segundo, porque aparece en todas partes. Por ejemplo, en Aerosmith, Green Day, U2, Natalie Imbruglia, Twisted Sister, entre otros:

[Pachelbel's Rant]

Después de Rob Paravonian, otros han hecho descubrimientos similares. Por ejemplo, el grupo australiano "The Axis of Awesome" tiene un número musical en que muestran que en las últimas décadas se han usado exactamente los mismos 4 acordes para grabar más de 60 éxitos de la música pop incluyendo éxitos de James Blunt, The Calling, Lighthouse family, Red Hot Chili Peppers, Maroon 5, y U2 entre otros:

[The axis of awesome]

Esto sucede porque la cultura no surge de la nada, nunca lo ha hecho. La música es un continuo de creación, donde estilos y fragmentos musicales se desarrollan y multiplican a lo largo de siglos.

Al igual que la música en sí misma, la industria de la música, es decir, las personas y organizaciones que se interesan en ganar dinero vendiendo música, también pertenecen a un continuo con una larga historia. Se trata de la historia de batallar contra la tecnología, cada vez que la tecnología ha hecho que la música sea más abundante.

* * *

Es el comienzo de un nuevo siglo y ahora muchos hogares cuentan con una tecnología que amenaza a la industria de la música. La industria de la música por su parte denuncia a los piratas y pide leyes más estrictas para combatir la piratería. Los "piratas" dicen que simplemente aman la música y que la industria no les da una alternativa razonable. La industria reclama al parlamento y a la policía que intervengan.

¿De qué tecnología hablamos?

[Música: piano, Chopin Op. 25]

Este comienzo de siglo no es el año 2000. Es el año 1900 y estamos en Inglaterra. El cambio tecnológico es que ahora los pianos tienen un precio que es accequible para muchas familias. A comienzos del siglo XX en Inglaterra, cuando una familia de clase media tenía un poco más de dinero, no se compraba el televisor más grande que pudiera permitirse. Se compraba un piano.

Había un piano por cada 10 personas, lo que significó un tremendo cambio en la forma en que se creaba y se consumía música. Para tocar el piano, era necesaria una partitura, que podía costar bastante dinero. Pero una partitura, contando solamente de unas pocas hojas, era algo extremadamente fácil de copiar en una imprenta, mucho más fácil que un libro. De manera que existía una lucha incesante entre los que vendían partituras a bajo costo y el público que quería tocar y escuchar esta música, y la industria que no quería que el mundo cambiara. En Inglaterra en el año 1904 John Willetts denunciaría a la industria de la música, diciendo que para mantener su posición, hablaban mucho de la importancia de los autores y los compositores, pero que al final eran ellos, los miembros de la industria, los que decidían cuánto pagarles a los artistas. Para Willetts, la industria de la música estaba amenazando, textualmente, con "detener la educación musical del país".

* * * EEUU, música: Dixie (1916)

En EEUU en el mismo período, en el año 1906, John Philip Sousa escribia elocuentemente en contra de los fonógrafos (como la famosa "Victrola"), que veía como una amenaza no solamente contra las ganancias de los músicos, sino contra el futuro evolutivo de la especie humana:

(Souza) "Estas máquinas parlantes serán la ruina del desarrollo artístico de la música en este país. Cuando yo era un niño ... en frente de cada casa en las tardes de verano, había gente joven reunida cantando las canciones del día o las canciones de antaño. Hoy escuchas estas máquinas infernales que funcionan noche y día. No tendremos cuerdas vocales en el futuro. Las cuerdas vocales serán eliminadas por un proceso de evolución, como sucedió con la cola del hombre cuando descendió del mono".

A fines de 1920 comenzó a funcionar la primera estación de radio en Philadelphia, en EEUU, y en el año 1923 la industria de la música le solicitaba al gobierno federal que negara las solicitudes de renovación de las licencias para las radioemisoras, indicando que sus ventas de música estaban descendiendo. En el año 1933, la asociación de compositores, autores y editores de música publicó un panfleto en el cual indicaba que las películas, la radio y el fonógrafo habían, textualmente, "asesinado" a la música.

Entre los 1950s y los 1980s la industria de la música encontró un nuevo enemigo en los cassettes y radiocassetteras que eran más y más comunes en las casas de la gente, y que al mismo tiempo que le permitían a más de una generación disfrutar de la música, eran presentados como una amenaza que destruiría a la música. "Las cintas caseras están matando la música" decía un anuncio oficial del gobierno inglés en 1980.

En el año 1992 lograron en EEUU una ley que exigía sistemas de control de copias en todos los dispositivos de música, ley que usaron para demandar en 1998 a Diamond Multimedia por uno de los primeros reproductores de MP3 portátiles, el Diamond Rio.

* * *

Los vinilos, los casetes, los mp3s, toda nueva tecnología ha sido una amenaza para la industria. La explicación es simple. William Patry es un abogado experto en materias de copyright que ha asesorado al Congreso de EEUU y a Google, y lo describe así en una charla en Duke University a fines del 2009:

(Patry at Duke University) "La forma en que yo lo veo es que estos conflictos son ordinarios, son normales, y que la innovación es una amenaza real, para todos. Y debería ser una amenaza. Eso es la innovación. Cuando escuchas a los políticos hablar sobre políticas de innovación dicen "somos pro-innovación". A mí me cuesta creerlo. Porque lo que realmente están diciendo es que quieren cambios incrementales, que no molesten a nadie. Y cualquier cambio que hagas es un cambio que va a alienar a algunas personas. Esa es la visión que tienen muchas personas de la innovación. Quiero innovación que haga mi vida mejor, pero que no cambie las cosas.

Eso no es innovación. La innovación es inherentemente destructiva. Entiendo por qué mucha gente no la quiere, yo no quiero cambios en mi propio mundo tampoco. Te acostumbras a las cosas. Tal vez trabajaste mucho para llegar a donde estás, y te gusta donde estás, y estás cómodo ahí. Es un buen lugar para tí para estar. Pero no te puedes quedar ahí para siempre."

* * *

Hoy en día, la industria alega que los computadores e internet han bajado el costo de la reproducción, pero parecen ignorar que las mismas tecnologías también han bajado el costo de la producción en sí misma. Ahora el equipamiento profesional para la edición de música, por ejemplo, cuesta una fracción de lo que costaba hace algunos años y permite lograr un resultado de mucho mejor calidad con bastante menos trabajo que antes.

El músico Moby en una entrevista a mediados del 2009:

[Moby at Leonard Lopate 09:17-09:50] "No quiero ser poco diplomático, pero una gran parte de los problemas que las discográficas están enfrentando, que la industria de la música está enfrentando, son problemas que crearon ellos mismos. Durante los 1990s, se volvió cada vez menos costoso hacer y editar discos, pero el precio de los discos siguió subiendo. Fue casi como que las discográficas tuviesen un monopolio y estuviésen viendo hasta qué punto podían salirse con la suya. Y llegaron al punto en que estaban cobrando 20 dólares por un CD que costaba alrededor de 7 céntavos fabricar."

Las discográficas viven de la venta de música protegida por copyright, pero la mayoría de los músicos no viven de estos royalties, sino que de los conciertos en vivo. Para decirlo claro: los que están desapareciendo son los intermediarios, no los músicos. Que algo sea malo para las discográficas no significa que sea malo para los artistas. De hecho para Moby, este cambio en la industria de la música es algo positivo:

[Moby at Leonard Lopate 03:17->03:47] "En realidad creo que la muerte de la industria de la música es una de las mejores cosas que podría haberle sucedido a la música. Porque hay casi una relación inversa entre qué tan lucrativa es la música y su calidad. 1999 que fue el punto más alto para el dinero en la música, fue absolutamente el punto más bajo respecto a que la gente hiciera discos de calidad. ¿Así que crees que la música ha cambiado como resultado de estos cambios? Yo creo que sí, porque cualquiera que entra en 2009 al negocio de la música para hacerse rico es simplemente un idiota."

* * *

Finalmente, la responsabilidad de los consumidores de música es no permitir el comportamiento abusivo de las discográficas, ni permitir que sus intereses de negocio sigan siendo presentados como la única defensa posible de los intereses de los artistas a los que las discográficas explotan. La responsabilidad de las discográficas es adaptarse o morir, y la decisión está en sus manos. William Patry lo explica así:

[Patry at Cardozo] "Las industrias del copyright tienen una elección. Tenemos un dicho en Silicon Valley "No luches contra Internet". No tiene sentido hacerlo. Lo que deberían hacer, por supuesto, es buscar qué es lo que la gente quiere y darles lo que quieren. Es la única forma de ganar dinero. Y el pecado del copyright, y creo que ha sido un pecado grande y creciente, es que ha creado los medios por los cuales algunos dueños de copyright pueden evitar hacer eso. Y no los ayuda hacer eso. Es mejor adaptarse.

Es una cosa difícil de hacer, adaptarse. Nadie quiere deshacerse de un modelo de negocios existente, e ir por otra cosa. No es algo familiar, y tal vez no se gane tanto dinero. Pero es simplemente así son las cosas.

Dylan Thomas tiene un poema famoso donde dice "Enfurécete, enfurécete, contra la muerte de la luz". Pero el también murió. Todos lo hacemos. Y los negocios mueren también, si no se adaptan."

Programas del Podcast

Estado policial: la promesa vacía de un mundo sin crimen
4 Noviembre 2013
Editoriales y otras mafias
12 Abril 2013
Los gobiernos jamás dejarán de querer controlar Internet
16 Enero 2013
Desobediencia civil y desobediencia intelectual
14 Noviembre 2012
La globalización de la propiedad intelectual
31 Octubre 2012
Internet no será otra televisión
18 Octubre 2012
Propiedad intelectual y democracia: el impacto de estas leyes en tu vida
12 Octubre 2012
La guerra moral y la ética de la piratería
27 Septiembre 2012
Periodismo ciudadano
6 Diciembre 2011
El derecho a criticar y parodiar
23 Noviembre 2011
La libertad de expresión y la "propiedad intelectual" no son compatibles
26 Octubre 2011
Excepciones al copyright: los usos justos
11 Octubre 2011
Restricciones y barreras digitales
6 Octubre 2011
Biopiratería, una nueva colonización
22 Septiembre 2011
Universidades públicas y cultura libre
8 Septiembre 2011
Democratizar la innovación
1 Septiembre 2011
Creatividad y negocios sin copyright
11 Agosto 2011
Copia, la diosa de la abundancia
5 Agosto 2011
Libertad y software libre
27 Julio 2011
Razones para usar software libre
20 Julio 2011

Páginas

Foto de ChaTo Carlos Castillo @ChaToX PhD en Ciencias de la Computación, investigador en minería de datos y computación social, particularmente en medios sociales durante crisis humanitarias. http://www.chato.cl/