Editoriales y otras mafias


Este programa forma parte del podcast Cultura Libre.

Editoriales y otras mafias

Viernes 12 Abr 2013

Este capítulo es sobre las editoriales y otras mafias. Participan, entre otros, el Arcipreste de Hita (conocido autor del "Libro del Buen Amor"), Federico García Lorca, Julio Raffo, y Hernán Casciari, de la editorial Orsai.

Música:



Editoriales y Otras Mafias

El Arcipreste de Hita escribió en el 1300 sobre el Libro del Buen Amor:

[ARCIPRESTE DE HITA] Cualquier hombre que lo oiga, si bien trovar supiese // puede aquí añadir más, y enmendar si quisiese, // ande de mano en mano a cualquiera que lo pidiese, // como pelota [lanzada] a las chicas tómelo quien pudiese. // Pues es de buen amor, prestadlo de buen grado, // no le neguéis su nombre ni os hagáis de rogar al darlo, // no lo deis por dinero, vendido ni alquilado, // porque no tiene gusto ni gracia, ni [hay] buen amor comprado”.

700 años más tarde todavía hay quienes tienen dudas sobre si es buena idea que los libros circulen así tan libremente. El temor es que el público se beneficie de los libros, pero a costa de los autores de los mismos.

La evidencia parece indicar lo contrario. Por ejemplo, uno de los éxitos editoriales del 2011 fue "Go the Fuck to Sleep", que puede traducirse como, "¡Vete a dormir, m****a!".

[SAMUEL L. JACKSON] Audible Inc. presenta "Go the Fuck to Sleep". Escrito por Adam Mansbach. Narrado por Samuel L. Jackson. Los gatos se acurrucan cerca de sus gatitos // Las corderos se han ido a dormir con las ovejas // Tú estás cómodo y tibio en cama // [Por favor, vete a dormir, m****a.]

Antes de que el libro llegara al top de la lista de más vendidos, fue muy pirateado por Internet, lo que resultó favoreciendo enormemente al marketing del libro. En otras palabras, sin la piratería por Internet, un libro así jamás habría tenido el éxito en ventas que tuvo:

[ADAM MANSBACH] El libro estaba terminado, lo había leído, saldría en octubre, y de repente un PDF del libro se filtró y miles de personas lo estaban compartiendo, enviándoselo por e-mail, y ahí nos asustamos. Mandé un mail a una persona que colgó el libro completo en Facebook y le dije 'que bueno que te gustó el libro, pero ¿podrías borrarlo? El libro no ha salido todavía y querríamos vender algunas copias' Y ella fue muy amable y me escribió de vuelta y me dijo 'lo borro si quieres, pero también quiero decirte que muchas personas que ni siquiera conozco me escribieron preguntando dónde podían comprar el libro, y les dije a todos que lo podían comprar en Amazon'. Así que le dije 'entonces quizás deberías dejarlo allí' [...]

Esa es la diferencia entre un libro y un CD. La música suena igual, a menos que te importe el embalaje y el arte. Un libro todavía es un objeto diferente. No puedes imprimir un PDF de baja resolución, ponerle un corchete y dárselo a alguien como regalo, porque te va a mandar a la mierda.

Muchos están siguiendo el mismo camino. El dibujante canadiense de cómics Jim Zub explica que se trata de intentar encontrar un balance que le permita desarrollar su arte menos como un hobby y más en forma profesional. En ese sentido, distribuir capítulos de su cómic vía torrents resulta para él una buena idea:

[JIM ZUB] Cuando terminamos el primer capítulo de una historia lo ponemos en un torrent y lo subimos a la web nosotros mismos, e incluído va una pequeña nota extra que básicamente dice 'hey, te regalamos ésto porque queremos que lo pruebes, nos encantaría que le contaras a otra gente sobre ésto, eventualmente vamos a tener un libro, y si te gusta nos gustaría que lo apoyaras [...]

El factor que conecta todo esto es que yo como creador debería ser capaz de elegir. Creo que uno de los aspectos más frustrantes … si yo decido darlo todo, si una banda dice, hey, aquí está nuestro álbum completo y ponemos un lugar para propinas y nos puedes dar dinero allí, si la banda dice que eso quieren hacer, genial, tomen los mp3. Pero si es sólo un tipo al azar, en un lugar del mundo al azar, que dice voy a ripear el CD y subir los mp3s yo mismo porque entiendo esto mejor que el creador. Entonces es donde comienza mi frustración. Los modelos están allí, las redes están allí, y la gente que crea el contenido debería decidir cuál es su umbral para este tipo de publicación.

* * *

Lamentablemente, en el clima actual es difícil que los autores tomen la decisión apropiada, y a menudo no tienen la libertad de hacerlo. La industria editorial en general parece ver Internet más como una amenaza que como un aliado. Afortunadamente, existen editoriales que utilizan licencias libres, como Traficantes de Sueños en España, que desde sus comienzos usa licencias Creative Commons. Beatriz García explica:

[BEATRIZ GARCÍA] Pero bueno, nosotros siempre en las negociaciones con las editoriales, luchamos o intentamos llegar al máximo de libertades. Nosotros publicamos en papel los libros, pero además subimos una copia del PDF a nuestra web que es de descarga libre. Nosotros somos una editorial muy pequeña con una producción muy pequeña y si nuestros materiales no pudiesen ser difundidos, no pudiesen ser copiados, no pudiesen ser descargados, nuestra incidencia política sería muchísimo menor, menor también los apoyos de trabajo colaborativo, y menor también los retornos económicos. Nosotros dependemos de comunidades vivas y tenemos que alimentarlas poniendo en libre circulación los conocimientos que generamos o que traducimos, porque estos conocimientos generarán otros conocimientos que generarán otros conocimientos. Nosotros no creemos en la producción espontánea de ideas, todo saber está hecho de mezclas, y de saber hecho por otros...

Esta idea de que todo saber está hecho de mezclas significa que al permitir una mayor circulación de los libros no se está solamente favoreciendo a la mayoría que solamente lee, sino también a los que escriben. Es lo mismo que resume Cory Doctorow de la siguiente manera:

[CORY DOCTOROW] Los más voraces consumidores de información son los creadores. Hay una razón por la cual cada vez que hay un primer plano de un autor, incluyendo este que usaron para mí al comienzo de la charla, lo fotografían con un fondo de una estantería llena de libros, y ves a los directores de cine también frente a su colección de películas, o fotogramas de películas, y así sucesivamente; y eso es porque para crear, tienes que usar un montón de trabajos creativos.

El abogado Julio Raffo, quien defendiese a Taringa y Cuevana en Argentina, explica en qué consiste el interés social del acceso a libros para el mismo proceso de creación:

[JULIO RAFFO] El interés social del acceso a bienes que son creados a partir del uso de otros bienes de otros. Yo he publicado siete libros, y tienen mucho de cosas que leí, que aprendí, que estudié, que me enseñaron otros. Una reflexión sobre eso que aprendí, tiene la impronta de la originalidad, y el acierto o el error que uno le puede poner. Pero siempre se dice que el creador, no se crea ex-nihilo. Se crea a partir del grado de cultura, de civilización que se ha alcanzado en cada área. Es así, sino, no se entienden los movimientos culturales.

* * *

Se acusa hoy en día a la industria y a la clase política de no preocuparse por la difusión de la cultura sino solamente por los aspectos económicos. No es la primera vez que se hace esta acusación. El escritor español Federico García Lorca describió a comienzos del siglo XX de manera perfecta la relación entre economía, cultura y política:

[FEDERICO GARCÍA LORCA] No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Casi un siglo más tarde, el escritor Hernán Casciari contaría la historia de su relación con la industria editorial. Casciari comenzó escribiendo en forma independiente breves cuentos en su blog, cuentos que resultaron muy atractivos para un número grande de lectores de diversos países, y que lo llevaron a la larga a convertirse en el escritor más leído en la red. En ese punto, una serie de periódicos y editoriales lo contactaron para que trabajara con ellos:

[HERNÁN CASCIARI] En ese punto me parece que cometí un error bastante grave. Me fui a trabajar con la industria. Suspendí la comunicación directa con mis lectores y me dejé poner intermediarios: un representante, una editorial, un administrador, un editor de contenidos, un gestor. Toda esa gente se fue poniendo en fila india entre mis lectores y yo.

Las editoriales, además, me pidieron para la publicación de mi primer libro que yo quitara todos los textos gratuitos de Internet para que ellos pudieran venderlos. Ahí la cosa se puso un poquito tensa porque yo les dije inmediatamente que eso no lo podía hacer, porque esos textos yo los había regalado, no podía ir casa por casa de cada lector, diciéndole que por favor si me devolvían el regalo porque ahora se me había ocurrido con gente de corbata vendérselo. Pero lo peor fue con el paso de los libros y del tiempo la sensación permanente de que las editoriales me robaban.

De acuerdo a Casciari, además de pagarle por menos libros que los que realmente se estaban vendiendo, la naturaleza del negocio editorial implicaba llegar a una audiencia más restringida:

[HERNÁN CASCIARI] La industria solamente distribuye libros en castellano donde es negocio: Argentina, España, México, pero si un salvadoreño o un peruano quiere mi libro, se tiene que joder, no lo va a conseguir nunca. Con la prensa me estaba pasando más o menos lo mismo. Me pedían columnas de 400 palabras pero si entraba una media página de publicidad en ese sector, el editor me llamaba para decirme que eran 200 palabras las de esa semana. Cuando vino la crisis, la crisis económica europea, las empresas dejaron de hacer publicidad en los periódicos yo dije "podré volver a las 400 palabras", pero no, le sacaron un pliego al diario y yo me quedé con 150.

El año pasado cuando comenzaron a arreciar estas cuestiones yo me harté bastante de todo y renuncié públicamente a las editoriales Mondadori de Italia, Plaza y Janés de España, Sudamericana de Argentina y Grijalbo de México. Renuncié también públicamente a los periódicos La Nación de Argentina y El País de España. En 1.400 palabras libres en el blog, los mandé a cagar [aplausos].

Finalmente, tras su mala experiencia con las editoriales y los periódicos, Hernán Casciari fundó su propia revista y la llamó Orsai (una variación de "off-side", fuera de juego). Hoy llega a más de 17.000 lectores en 32 países. Además comenzó su propia editorial, y en su relación con los autores, tomó los contratos editoriales estándares y escribió justo lo contrario. Los contratos de la editorial Orsai entregan más derechos para el autor y además un 50% del precio de venta al público en vez del 8%.

[HERNÁN CASCIARI] Somos 400 millones de personas las que hablamos en español. Cada uno de nosotros, cada región tiene una jerga distinta, que nos hace únicos, pero que también nos enriquece. Nos entendemos. Internet llegó hace un tiempo, para unirnos, para decirnos que se pueden hacer cosas juntos, y sobre todo en la cultura, que es la base fundamental de la complejidad de la mente. Hace casi 10 años abrí un blog porque me sentía sólo en un país extraño. Me sentía fuera de juego. Necesitaba comunicarme con los míos, y por eso le puse Orsai.

Hoy estoy seguro de que la industria de la cultura somos los lectores y los autores y nadie más. Y que la otra industria, la que le teme a los cambios, la que intenta hacernos creer que Internet es un lastre, la que rasguña y la que daña, se está muriendo. Y la vamos a ver morir. La cultura tiene que ser libre y tiene que ser gratuita.

Yo les convoco, autores, editores, a que cada vez que vendan un libro lo pongan en PDF gratis el mismo día que sale a la venta en góndolas, porque van a vender más.

Estuvimos años dependiendo de una industria codiciosa, comprando lo que ellos querían que comprásemos. Y de repente, y cada vez más, están quedando en Orsai.

Programas del Podcast

Estado policial: la promesa vacía de un mundo sin crimen
4 Noviembre 2013
Editoriales y otras mafias
12 Abril 2013
Los gobiernos jamás dejarán de querer controlar Internet
16 Enero 2013
Desobediencia civil y desobediencia intelectual
14 Noviembre 2012
La globalización de la propiedad intelectual
31 Octubre 2012
Internet no será otra televisión
18 Octubre 2012
Propiedad intelectual y democracia: el impacto de estas leyes en tu vida
12 Octubre 2012
La guerra moral y la ética de la piratería
27 Septiembre 2012
Periodismo ciudadano
6 Diciembre 2011
El derecho a criticar y parodiar
23 Noviembre 2011
La libertad de expresión y la "propiedad intelectual" no son compatibles
26 Octubre 2011
Excepciones al copyright: los usos justos
11 Octubre 2011
Restricciones y barreras digitales
6 Octubre 2011
Biopiratería, una nueva colonización
22 Septiembre 2011
Universidades públicas y cultura libre
8 Septiembre 2011
Democratizar la innovación
1 Septiembre 2011
Creatividad y negocios sin copyright
11 Agosto 2011
Copia, la diosa de la abundancia
5 Agosto 2011
Libertad y software libre
27 Julio 2011
Razones para usar software libre
20 Julio 2011

Páginas

Foto de ChaTo Carlos Castillo @ChaToX PhD en Ciencias de la Computación, investigador en minería de datos y computación social, particularmente en medios sociales durante crisis humanitarias. http://www.chato.cl/