Estado policial: la promesa vacía de un mundo sin crimen


Este programa forma parte del podcast Cultura Libre.

Estado policial: la promesa vacía de un mundo sin crimen

Lunes 4 Nov 2013

Este capítulo es sobre qué significa estado policial o estado de vigilancia, y sobre por qué luchar contra el espionaje a gran escala debería ser una de nuestras mayores prioridades incluso si "no tenemos nada que ocultar". Se trata de un capítulo doble: 19 minutos en vez de los habituales 10 — el tema lo amerita.

Música via CopyLeftPeople.org



Estado policial

Un estado policial es un estado que vigila en forma legal todas las acciones y movimientos de sus ciudadanos. En teoría, el objetivo de un estado policial es disminuir la criminalidad, permitiendo encontrar rápidamente a los que cometan un crimen, disuadiendo a potenciales criminales.

En las sociedades modernas, como observara Max Weber en 1919, el Estado tiene el monopolio sobre el uso legítimo de la fuerza. Uno de los principales deberes del Estado es la seguridad a sus ciudadanos, y la información recopilada mediante la vigilancia puede ayudar a otorgar esa seguridad.

Desde hace décadas los estados tienen la capacidad tecnológica para vigilar, por ejemplo, las conversaciones telefónicas. Pero nunca habían tenido una capacidad tecnológica tan grande como ahora. Peter Sommer, académico británico experto en ciber-seguridad, lo explica:

[PETER SOMMER] La ley en un país como Gran Bretaña debe operar basada en el consentimiento. La gente debe creer y confiar en que la policía y los servicios de inteligencia se comportarán apropiadamente. El marco general sobre cómo operan data de 30 o 40 años atrás con la Ley de Policía y Evidencia Criminal. Lo que ha cambiado recientemente es que la capacidad del Estado, como resultado de los cambios tecnológicos, de llevar a cabo vigilancia, se ha transformado hasta hacerse irreconocible.

Este cambio tecnológico, tal como otros anteriores, ha dejado completamente obsoleta la legislación relevante, como reconociera el político conservador español Esteban González Pons en el 2010:

[ESTEBAN GONZALEZ PONS] Si a mí me hubiesen preguntado si estaba dispuesto a llevar encima un aparato que dijera en todo momento donde me encuentro, me habría enfadado. Pero como me lo han dado dentro de un iPhone, me lo he quedado. Ahora mismo, mi teléfono móvil da toda la información sobre mis movimientos, sobre dónde me encuentro, sobre con quién hablo, sobre qué correos electrónicos envío, sobre qué mensajes recibo, sobre qué páginas visito, sobre el contenido de mi cuenta bancaria, sobre qué compro para comer, sobre cómo me relaciono con mi familia. Todo eso está en mi teléfono móvil. Y únicamente tengo una ley que me protege que es de cuando en España había cabinas telefónicas que funcionaban con fichas.

* * *

Mantener a sus ciudadanos seguros no es la única función de un estado. De hecho, la seguridad es un medio, no un fin en sí mismo. La finalidad última de un estado es permitir que los ciudadanos disfruten, como escribió Thomas Jefferson, del derecho a la Vida, la Libertad y la Búsqueda de la Felicidad. Por lo mismo, en prácticamente todo el mundo la vigilancia a los ciudadanos es de alguna manera u otra cuidadosamente delimitada por la constitución. La Declaración Universal de Derechos Humanos establece en su artículo 12 que:

[DDHH Art 12] Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

  • El artículo 15 de la Constitución de Colombia establece que "la correspondencia y demás formas de comunicación privada son inviolables."
  • El artículo 16 de la Constitución de México indica que "nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones."
  • El artículo 19 de la Constitución de Chile establece "la inviolabilidad del hogar y de toda forma de comunicación privada."
  • El artículo 5 de la Constitución de Brasil dice que "es inviolable el secreto de la correspondencia, de las comunicaciones telegráficas, de las informaciones y de las comunicaciones telefónicas."
  • El artículo 18 de la Constitución de España "garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas" y explícitamente limita el uso de la informática para "garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos."
  • La Cuarta Enmienda a la Constitución de EEUU contiene provisiones similares.

En muchos países, la misma constitución u otras leyes establecen que en general sólo una orden judicial puede permitir a los agentes del Estado violar la privacidad de una persona. Esas leyes están ahí por algo.

* * *

La búsqueda de más poder, por aquellos que tienen poder, no se detiene en querer controlar la tecnología que usan las personas. También incluye querer controlar a las personas usando tecnología.

George W. Bush utilizó los ataques del 11 de Septiembre de 2001 para incrementar enormemente el poder de sus servicios de inteligencia. Bush presentaría una serie de reformas legales insistiendo en que o estabas con el gobierno o estabas con los terroristas. En el 2007, el entonces candidato a la presidencia estadounidense, Barack Obama, protestaba enérgicamente contra este tipo de políticas:

[BARACK OBAMA] Esta administración también propone una falsa elección entre las libertades que apreciamos y la seguridad que ofrecemos. Voy a entregar a nuestros servicios de inteligencia y fuerzas de seguridad las herramientas que necesitan para seguir y capturar a los terroristas, sin poner en peligro nuestra Constitución y nuestras libertades. Eso significa no más escuchas telefónicas ilegales de ciudadanos estadounidenses. No más cartas de seguridad nacional para espiar a ciudadanos que no son sospechosos de un crimen. No más seguimiento a ciudadanos que no hacen más que protestar contra una guerra equivocada. No más ignorar la ley cuando les conviene. Eso no es lo que somos. [...] Esta administración actúa como si violar nuestras libertades civiles fuese una forma de mejorar nuestra seguridad. No lo es. No existen atajos para proteger a los Estados Unidos.

Como decía Obama, no se trata de elegir entre libertad y seguridad. Se trata de que legalmente la vigilancia sólo puede realizarse sobre una persona específica cuando exista una causa probable (o después de la ley PATRIOT, una sospecha) de que esa persona está involucrada en una acción criminal o terrorista.

Lamentablemente, Obama como presidente mantendría intactos los mismos programas contra los que tan airadamente dirigía sus ataques como candidato. Esta triste realidad fue revelada por los documentos filtrados por Edward Snowden a mediados del 2013.

Entre muchas otras violaciones a la privacidad de los ciudadanos, durante la administración de Obama se aprobaría secretamente un requerimiento del gobierno para almacenar todos los datos sobre el origen, destino, localización y duración de llamadas de teléfonos móviles. El periodista Glenn Greenwald, quien destapó este caso, comenta:

[GLENN GREENWALD] Lo que llama tanto la atención en esta orden judicial es que no está dirigida a personas que ellos creen o tienen sospechas de haber cometido delitos o ser parte de una organización terrorista. Están recogiendo los registros telefónicos de todos los clientes de Verizon, cada llamada internacional o local que hagan. Es indiscriminada y arrolladora. Es un programa del gobierno diseñado para recoger información acerca de todos los estadounidenses, no sólo de personas sobre las que tienen razones para creer que han hecho algo malo. [ ... ] Cuando se descubrió que la administración Bush estaba recogiendo millones de registros telefónicos de estadounidenses inocentes, hubo una controversia enorme. Y creo que, mucha gente al menos, suponía que el gobierno de Obama no continuaría estos programas. Se trata de programas instituidos y justificados por los ataques del 11 de septiembre. Esta es la primera evidencia de que más de una década después, el gobierno sigue metido en lo que hasta hace 10 años era considerado un tipo impensable de vigilancia, en redes de vigilancia masiva sobre todas las personas.

La primera defensa de Obama fue la misma que usara George W. Bush, sugerir que más privacidad significa automáticamente menos seguridad:

[BARACK OBAMA] No puedes tener 100% de seguridad y también tener 100% de privacidad, y ningún inconveniente. Tendremos que tomar algunas decisiones como sociedad.

¿Pero cómo pueden los estadounidenses tomar estas decisiones como sociedad de las que habla Obama, si no se les informa lo que está pasando? Glenn Greenwald:

[GLENN GREENWALD] Y el problema es que todo esto se mantiene en completo secreto. ¿Por qué la orden judicial que obtuvimos está marcada "Top Secret" y está tan bien resguardada? No daña a la seguridad nacional que nosotros sepamos lo que sucede. Debemos tener este debate en forma abierta. Que el gobierno de Obama diga por qué están recogiendo estos registros, si son parte de un más programa grande, abramos el debate de si nosotros como sociedad queremos vivir con un gobierno que sabe todo lo que estamos haciendo, independientemente de si hemos hecho algo malo .

La segunda defensa del gobierno estadounidense es que la recolección profunda de información sólo se realiza cuando existe un 51% de probabilidades de que la persona sea extranjera -- la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU no está autorizada a espiar a ciudadanos estadounidenses. Esto es lo que la europarlamentaria Sophia in't Veld tiene que decir al respecto:

[SOPHIA HELENA IN'T VELD] El dijo, "no os preocupéis, no estamos espiando a ciudadanos norteamericanos, sólo a extranjeros". ¿Extranjeros? Pero si somos nosotros, los europeos. ¿Qué clase de relación especial es ésa? Y eso que en estos últimos 12 años Europa ha hecho lo imposible por ser el mejor aliado de los americanos en la lucha contra el terrorismo.

* * *

Algunos se preguntan si toda esta seguridad no tendrá otros motivos. ¿No será simplemente la intención, que cualquier gobierno tiene, de mantener viva una situación de inseguridad que haga que la población acepte con más docilidad las órdenes de los gobernantes? El fallecido comediante George Carlin pensaba así:

[GEORGE CARLIN] En lo que a mí concierne, toda esta seguridad en los aeropuertos --las cámaras, las preguntas, las revisiones-- son sólo una manera más de reducir tu libertad y recordarte que se pueden meter contigo cuando quieran, mientras tú aguantes. Lo cual significa, por supuesto, cada vez que quieran. Porque así es como son los estadounidenses ahora. Están dispuestos a cambiar un poco de su libertad por la sensación, la ilusión de seguridad.

Nadie puede plantear que la lucha contra el terrorismo requiere espiar a todo el mundo todo el tiempo. ¿Y además, qué tan efectivo es este tipo de espionaje? Las organizaciones criminales tienen muchos recursos. Si pueden pagar Ferraris y grandes mansiones, no les faltará dinero para contratar informáticos que les instalen programas de encriptación y comunicaciones seguras.

También hay dudas sobre la efectividad de intentar abarcar demasiado. Hector Schamis, cientista político de la Universidad Georgetown, recuerda las bombas en Boston en abril del 2013, que dejaron 3 fallecidos y más de 250 personas heridas:

[HECTOR SCHAMIS] Uno se pregunta si ésa es realmente la causa, porque cuando hay informaciones específicas, como fue el caso de los atacantes de Boston, hubo información por parte de la inteligencia rusa de que esos dos hermanos habían estado en Chechenia y habían estado involucrados en actividades de tipo Al Qaeda o similar. No pasó nada con eso. Entonces, nos investigan a todos, pero en el bulto de investigar a todo el mundo, no investigan a aquéllos que sí deberían investigar.

¿Y qué tanta confianza deberíamos tener en que los centros de datos de un gobierno estén 100% protegidos respecto a su seguridad informática? No solamente hablamos de sistemas, sino de procedimientos que involucran elementos humanos que son propensos a fallas.

Existen casos documentados de personas con acceso a información clasificada que la han usado para acosar a sus ex-parejas (de hecho esto tiene un nombre: LOVEINT). Richard Clayton de la Universidad de Cambridge:

[RICHARD CLAYTON] No deberíamos estar construyendo sistemas como éstos, entregándolos a la policía diciendo "por favor no los utilicen de esta manera, queremos que se utilicen solamente para investigar delitos graves." En la práctica, la policía los utilizará para lo que les parezca adecuado en el momento. Llegados a ese punto va a ser muy difícil para nosotros, como sociedad, incluso a entender lo que están haciendo, y mucho menos hablar en contra o hacer algo al respecto.

Tampoco está claro que sólo un grupo selecto y reducido de personas tenga acceso a los datos privados. Recordemos que cuando Edward Snowden hizo sus denuncias no era empleado de la NSA sino contratista, y no un contratista de alto grado. Y Manning, que entregó los cables diplomáticos a Wikileaks, era soldado raso cuando le dieron acceso a información clasificada.

* * *

A fines de los 1970s el General Augusto Pinochet, que presidía la Junta Militar en Chile, defendería en estos términos a la infame Dirección de Inteligencia Nacional:

[AUGUSTO PINOCHET] Pero yo les recuerdo una frase señores: "El que nada hace nada teme." En consecuencia si nadie hiciera no tendrían por qué tenerle tanto temor al servicio de inteligencia.

El Ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague, dijo hace poco básicamente lo mismo respecto a los programas de espionaje de su país. Así llamaba a la calma a sus compatriotas este político:

[WILLIAM HAGUE] Si usted es un ciudadano respetuoso de la ley de este país, que se preocupa de sus asuntos y su vida personal, no tiene nada que temer, no tiene nada que temer acerca de los organismos del Estado o de inteligencia británicos escuchando el contenido de sus llamadas telefónicas ni nada de eso. De hecho usted ni siquiera se dará cuenta de todas las cosas que las agencias están haciendo.

Lo peor es que hay mucha gente que se toma este argumento en serio, como esta periodista de Russia Today en una entrevista con el activista Richard Stallman:

[RICHARD STALLMAN] - La gente continúa pensando: "bueno, si no he hecho nada malo, qué tiene de malo que me observen" - Primero que todo, la idea de que si no estás haciendo nada malo, no tienes nada que ocultar, es ridícula. Un montón de gente tiene cosas que quieren esconder de otros. Alguna gente por ejemplo, son gay, y en algunos países pueden ser perseguidos por ello.

En el caso particular que cita Stallman, incluso si un colectivo no es perseguido hoy, podría ser perseguido mañana. Nunca sabes cómo van a cambiar las condiciones legales en el futuro o para qué se van a usar los datos. Por ejemplo en Alemania desde aproximadamente el año 1900 la policía comenzó a recopilar listas de gente sospechosa o declaradamente homosexual. En 1933 las listas cayeron en poder de los Nazis, que primero hicieron más estrictas las leyes, y luego usaron estas "listas rosa" como punto de partida para enviar a decenas de miles de personas a la cárcel y a campos de concentración.

* * *

La privacidad no tiene que ver solamente con ocultar cosas malas. Cuando recibes una solicitud de amistad en Facebook de tu mamá, de tu jefe, de un amigo, de un compañero de estudios o de trabajo, siempre hay una decisión que tomar. Cuando publicas una foto en una red social también hay una decisión que tomar, y una decisión que no quieres que otros tomen por tí. La videobloggera libertaria Julie Borowski da su opinión:

[JULIE BOROWSKI] (La privacidad no es sólo acerca de ocultar cosas malas. Algunas personas parece que piensan así: "¡Oh, privacidad, eso es para los terroristas y los novios que engañan!") La privacidad es el derecho de controlar la información sobre uno mismo. Tener la oportunidad de decidir qué es lo que quieres compartir, con quién, cuándo, dónde. Todos tenemos cosas que queremos guardarnos para nosotros, o compartir sólo con un pequeño grupo de personas. ¿Quieres que tu jefe sepa sobre que aquélla noche en Las Vegas? ¿Quieres que tus amigos sepan acerca de las preguntas embarazosas sobre salud que hiciste en Google? Y puede ser que quieras mantener tu colección de figuras de acción de Star Wars en secreto. La privacidad es para la gente que no es Kim Kardashian. Para los que nos sentimos incómodos mostrando nuestras cosas privadas o nuestras partes privadas por ahí. Y eso es lo que se llama ser un ser humano decente y normal.

¿Por qué no consideremos que los "reality show" sean realidad? Porque sabemos que por más que se disimulen las cámaras, la gente, cuando se sabe observada, actúa distinto que cuando nadie los mira. Porque sabemos que los espacios de intimidad que hemos tenido para mantener, por ejemplo, una larga y sincera conversación con alguien, requieren que nadie esté escuchando, independientemente de si consideramos que lo que estamos diciendo es bueno o malo. La privacidad es simplemente necesaria para tener una amistad o una relación verdadera y profunda con otros.

¿Qué sucede con la libertad de pensamiento, con la libertad de asociación o incluso la libertad de prensa, cuando todo el mundo está constantemente bajo vigilancia? Vivir en la verdad requiere espacios privados. Y si una parte pequeña o grande de nuestras relaciones con otros son a través de medios electrónicos, entonces esos medios deben ser privados. La vigilancia debe ser la excepción y no la regla.

[JULIE BOROWSK] Debemos ser capaces de perseguir libremente las cosas que disfrutamos en nuestros propios términos. Tener esa libertad. Aunque sea algo vergonzoso, ñoño, controversial, raro. Aunque sea algo que definitivamente alteraría a tu mamá. Cuando el gobierno está husmeando, pierdes capacidad de decisión, control y libertad. Hay alguien que observa cada movimiento que haces. Te sientes restringido, no puedes ser tu mismo. Es incapacitante.

Finalmente, como otros temas se trata de un asunto de equilibrios. El director de cine estadounidense Oliver Stone conoce en detalle lo que puede hacer un gobierno si el balance de poder se desequilibra. Sus películas sobre el escándalo de Watergate y la guerra de Vietnam bien hablan de ello. Esta es su opinión sobre el tema:

[OLIVER STONE] No pasamos la cuarta enmienda con el fin de proteger a los que tienen algo que ocultar. Pasamos esa enmienda, que prohíbe órdenes demasiado amplias o de vigilancia ilimitada, porque sabemos muy bien el costo de un gobierno irresponsable. La pregunta no es "¿tienes algo que ocultar?" La cuestión es si podemos controlar al gobierno o si es el gobierno quien nos controla.


Programas del Podcast

Estado policial: la promesa vacía de un mundo sin crimen
4 Noviembre 2013
Editoriales y otras mafias
12 Abril 2013
Los gobiernos jamás dejarán de querer controlar Internet
16 Enero 2013
Desobediencia civil y desobediencia intelectual
14 Noviembre 2012
La globalización de la propiedad intelectual
31 Octubre 2012
Internet no será otra televisión
18 Octubre 2012
Propiedad intelectual y democracia: el impacto de estas leyes en tu vida
12 Octubre 2012
La guerra moral y la ética de la piratería
27 Septiembre 2012
Periodismo ciudadano
6 Diciembre 2011
El derecho a criticar y parodiar
23 Noviembre 2011
La libertad de expresión y la "propiedad intelectual" no son compatibles
26 Octubre 2011
Excepciones al copyright: los usos justos
11 Octubre 2011
Restricciones y barreras digitales
6 Octubre 2011
Biopiratería, una nueva colonización
22 Septiembre 2011
Universidades públicas y cultura libre
8 Septiembre 2011
Democratizar la innovación
1 Septiembre 2011
Creatividad y negocios sin copyright
11 Agosto 2011
Copia, la diosa de la abundancia
5 Agosto 2011
Libertad y software libre
27 Julio 2011
Razones para usar software libre
20 Julio 2011

Páginas

Foto de ChaTo Carlos Castillo @ChaToX PhD en Ciencias de la Computación, investigador en minería de datos y computación social, particularmente en medios sociales durante crisis humanitarias. http://www.chato.cl/