Gobierno Transparente


Este programa forma parte del podcast Cultura Libre.

Gobierno Transparente

Miércoles 31 Mar 2010

Este programa es sobre el tema de la transparencia de los gobiernos, sobre Pinochet, sobre Obama, y sobre cómo puede y debe lograrse un gobierno transparente a través del uso de la red.

Música:

Transcripción

1989 fue el último año en el cual el general Augusto Pinochet encabezó el desfile militar que se hace en Chile cada año en Septiembre, con motivo de las celebraciones de la Independencia de Chile. Para esta fecha, al año siguiente, había un gobierno democráticamente electo y comenzaría un largo período durante el cuál se revelaron muchas cosas respecto a la dictadura militar.

Con el tiempo, se haría evidente la magnitud de los asesinatos y la tortura aplicada por agentes del Estado durante la dictadura. También habrían importantes revelaciones sobre malversación de fondos, que alcanzaron su cumbre cuando el senado norteamericano denunció en el año 2004 la existencia de cuentas secretas de Pinochet en el extranjero.

Uno de los aspectos más desconocidos del gobierno militar, es que aún teniendo todo el control sobre la nación, promulgaron leyes secretas, leyes que el gobierno no estaba dispuesto a revelar públicamente y que mantenía lejos del alcance del público, no publicadas en ningún boletín oficial y almacenadas físicamente en una bóveda sellada. Estas leyes eran más de 150 y aproximadamente 3/4 de ellas se referían a la contratación y los sueldos de personal militar, obviamente.

Algunas leyes secretas indicaban que "Las entregas de fondos (...) deberán hacerse en forma reservada; se mantendrán en cuentas secretas, se contabilizarán en forma reservada (...) La fiscalización y control que corresponden a la Contraloría General (...) se harán en forma reservada. Dichos recursos no se incluirán en la contabilidad general de la Nación."

Algo especialmente grave de la existencia de las leyes secretas no es solamente su propósito, sino también que atentan contra un principio básico. Este principio básico es que un ciudadano cuando acusado de un delito no puede alegar desconocimiento de la ley, y si uno no puede alegar desconocimiento y la ley es secreta, hay algo que está realmente muy mal ahí.

* * *

En el otro extremo está el ideal de la transparencia de los gobiernos. La transparencia de un gobierno es el acceso libre de los ciudadanos a toda la información del gobierno. Esto incluye tanto las cosas que hace un gobierno: Las leyes que promulga, los gastos en que incurre, las decisiones que toma; como también las cosas que sabe un gobierno: El resultado de estudios, de informes de expertos, de censos, y en general, la información recopilada por un gobierno en el curso de su trabajo normal.

Normalmente, entre el extremo de una dictadura que promulga leyes secretas y el ideal de la transparencia de los gobiernos, la mayoría de los gobiernos democráticos incluyen ciertas medidas de transparencia.

Las formas en que un gobierno democrático puede ser transparente, comienzan con una transparencia continua, en el sentido de que hay cierta información entregada a los ciudadanos continuamente como parte de un proceso normal; así como también procedimientos por los cuales los ciudadanos pueden solicitar que se les revele cierta información que el gobierno tiene.

En ambos casos, existen excepciones. Las excepciones normalmente incluyen aspectos que comprometan la seguridad nacional --de los cuales se abusa a menudo--, aspectos que afecten la privacidad de individuos, y aspectos que se refieran a investigaciones o juicios en curso.

Aparte de estos elementos comunes, también cada país puede tener sus propias limitaciones. Por ejemplo, en México la libertad de información no incluye elementos que puedan menoscabar las relaciones internacionales, sea lo que sea que eso signifique. Y en EEUU por algún motivo que no alcanzo a comprender, de acuerdo a la Ley de Libertad de Información, la localización de pozos de agua es algo que el gobierno no tiene por qué revelar aun cuando lo conozca.

* * *

En general, y con todas las limitaciones que pueda tener, la transparencia es algo que hace a un gobierno más responsable de sus acciones, hace más difícil la corrupción, y mejora la eficiencia de un gobierno. Por ejemplo, en el caso de las compras públicas, el hecho de que las adquisiciones y los gastos sean transparentes, promueve que el dinero se gaste de forma cuidadosa.

La transparencia también tiene ciertos límites. Por ejemplo, la transparencia no lo resuelve todo y hay grandes desastres que ocurren con la información a la vista de todos; un ejemplo notable es la actual crisis económica mundial, que ocurre aun cuando toda la información está transparentemente a la vista de todos los actores involucrados. Segundo, en el curso normal de sus funciones los organismos públicos funcionan en el límite de lo legal, particularmente cuando están sujetos a una mala legislación, y si la ley es mala, una ley de transparencia puede evitar que ciertas acciones que se hacen en pro del bien público pero en contra de una ley mala o anticuada se continúen haciendo. Tercero, la transparencia es un principio que se puede aplicar tanto al sector público como al sector privado.

* * *

La implementación práctica de un sistema de transparencia tiene montones de detalles que cuidar. "El problema son los detalles". Por ejemplo en EEUU desde el año 1966 que existe una ley de libertad de información y hay leyes anteriores que hablan sobre transparencia de los gobiernos.

Pero los fiscales generales de las administraciones de Clinton, Bush y Obama han actuado respecto de la transparencia del ejecutivo, de una manera muy interesante.

En el año 1993 el fiscal Reno de la administración Clinton indicó que el Departamento de Justicia no defenderá legalmente a los departamentos que nieguen una solicitud de información de un ciudadano a menos que el departamento tenga una razón clara. Si no tienen un motivo para no entregar la información, la deben entregar a los ciudadanos cuando los ciudadanos la pidan.

Esto es revertido en el año 2001 por el fiscal Ashcroft del gobierno de Bush, que dice exactamente lo contrario, que el Departamento de Justicia va a defender a las agencias que nieguen información a los ciudadanos excepto si realmente no tienen ninguna base legal.

Esto es nuevamente revertido en el año 2009 donde la administración de Obama habla de una presunción de apertura, y dice que si hay una duda sobre revelar o no revelar información del gobierno, la información debe ser revelada.

* * *

[Obama] "No es coincidencia, que una de las administraciones más secretistas en nuestra historia ha favorecido a intereses especiales y perseguido políticas que no pueden resistir la luz del sol. Como presidente, cambiaré eso, voy a poner los datos del gobierno en línea en formatos universalmente accesibles."

Obama durante su campaña anunció que pondría información del gobierno en línea en formatos universalmente accesibles. Ha comenzado a cumplir esta promesa de campaña con data.gov, y otros gobiernos en el mundo han realizado iniciativas similares, ej. data.gov.uk. También aquí los detalles son importantes.

Primero, una ley de transparencia tiene sentido cuando hay una cultura de transparencia, en el entendido de que, por ejemplo, la ley no puede exigir que el ciudadano indique exactamente un número de registro si este número de registro no es público. En una cultura general de transparencia los ciudadanos pueden servir muchos de estos requerimientos por sí mismos, y en una cultura general de opacidad esto ni siquiera es fácil de solicitar.

Segundo, la información que los gobiernos provean debe estar debidamente catalogada. Si no es así, el gobierno simplemente abre una "Biblioteca de Babel". Una "Biblioteca de Babel" es una biblioteca imaginada por Jorge Luis Borges, donde están todos los libros posibles. El gobierno no puede asumir su obligación de transparencia dándole a los ciudadanos acceso a un vertedero de bits: debe catalogar lo que entrega.

Tercero, los formatos en que se entrega la información deben ser libres y abiertos, deben permitirle a las personas acceder a la información sin necesidad de utilizar formatos propietarios o software especial.

Cuarto, el gobierno no tiene por qué decidir qué es lo que los ciudadanos pueden o no pueden hacer con la información. En ese sentido, entregar la información al dominio público es lo más apropiado lo que permite el uso individual, colectivo, comercial, educacional, etc. La información se entrega para permitir que los ciudadanos hagan el mejor uso posible de ella.

* * *

Finalmente, debe entenderse que la apertura debe ocurrir en una atmósfera general de confianza y probidad. Los gobiernos incluyendo las dictaduras ocultan información a sus ciudadanos porque tienen motivos para ello.

Lo que Obama expresa con su memorándum de comienzos del 2009 corresponde a un ideal: "La ley de libertad de información debe ser administrada con una presunción clara: cuando haya dudas, la apertura debe preferirse. El gobierno no debe mantener información confidencialmente meramente porque funcionarios públicos podrían ser avergonzados si se revela dicha información, o porque se podrían revelar errores y fallos, o porque hayan temores especulativos o abstractos. La información nunca debe ser retenida basándose en un esfuerzo de mantener los intereses personales de funcionarios de un gobierno a costa de aquellos a quienes se supone deben servir. Cuando se responde a las solicitudes de información, las ramas y agencias del poder ejecutivo deben actuar rápidamente y en un espíritu de cooperación, reconociendo que dichas agencias son servidores del público."

Foto de ChaTo Carlos Castillo @ChaToX PhD en Ciencias de la Computación, investigador en minería de datos y computación social, particularmente en medios sociales durante crisis humanitarias. http://www.chato.cl/