La guerra moral y la ética de la piratería


Este programa forma parte del podcast Cultura Libre.

La guerra moral y la ética de la piratería

Jueves 27 Sep 2012

Cuando la industria del entretenimiento describe el problema del copyright como un tema moral en vez de un asunto económico, lo que intenta es simplemente manipular a la opinión pública y a los responsables políticos para que favorezcan sus propios intereses.

Con este capítulo comenzamos la quinta temporada del podcast: Cultura Libre. Todos los programas anteriores están disponibles.

Música

Agradecimientos

En esta temporada colaboran Cristian Bravo-Lillo con traducción y narración adicional, David Pineda con edición y correcciones, y Carlos Smith con la selección musical.


La Guerra Moral y la Ética de la Piratería

[Un diez pirata] Tu papá es tan inteligente, que te compró una película pirata, que todavía no se estrena.
- También yo soy inteligente, porque me saqué un diez pirata.
- ¿Cómo que un diez pirata?
- Le copié a un amigo, Luis, y me saqué un diez, pirata, como tu película.
[macabra voz en off] Las películas piratas se ven mal, pero tú como papá, te ves mucho peor. ¿Qué le estás enseñando a tus hijos?

Este anuncio mexicano busca relacionar la "piratería" entre comillas, con el plagio. Ambas cosas no son lo mismo. El plagio consiste en mostrar un trabajo de otra persona como si fuese propio. La "piratería" consiste en hacer una copia no autorizada de un trabajo bajo copyright.

Pero al margen de las definiciones, lo que la gente que pagó por este anuncio quiere que pensemos es que el problema del copyright es un problema moral. Como dijo Teddy Bautista, ex presidente de la SGAE, unos pocos años antes de que lo encarcelaran por administración fraudulenta y apropiación indebida:

[Teddy Bautista] El problema de la piratería no es un problema de la industria. Es un problema de la sociedad, de la quiebra de unos valores morales que hay.

La industria del cine mantiene desde hace décadas la retórica moral de que ver una película sin pagar es pecado. Jack Valenti, un brillante orador que estuvo a cargo del lobby de la industria cinematográfica en los 1970s and 1980s, hablaba en términos grandilocuentes de la legislación sobre copyright:

[Jack Valenti] Ningún país democrático libre puede proclamarse grandioso si no construye algún tipo de plataforma moral, de imperativo moral si quieren, para guiar a la sociedad y que la sociedad reconozca y respete la confianza cívica.

Pero esta retórica sobre copyright es solamente eso: retórica. Y como toda retórica moral tiene un sólo propósito: que cambiemos nuestro comportamiento. La industria cinematográfica quería entonces, y quiere ahora, que nos sintamos culpables a menos que seamos consumidores de cultura en las condiciones más beneficiosas para el lucro de ellos.

En el fondo, como explica el entonces consejero legal de Google, William Patry, el propósito de los abogados de la industria del entretenimiento es que creamos que sus clientes son virtuosos y nosotros somos pecadores ...

[William Patry] Para asignar falencias morales a nosotros, enfocarse en nuestras fallas morales, y eso se consigue enmarcando el debate lejos de tus propios clientes, en este caso, y hacia otros. Y estos otros son los malhechores que usan esas obras sin permiso.

* * *

El copyright no es un derecho moral para recibir beneficios. El copyright es una legislación de tipo económico. Puedo comprar un CD usado y revenderlo sin pagar de nuevo a la industria. Puedo ir a una biblioteca pública y leer un libro sin pagar por él a la industria. Ninguna de estas cosas es ilegal o inmoral.

En cambio, si un artista grabó una canción en los años 1930s y ha estado muerto por 50 años, aunque nadie sepa de quién son los derechos de la obra, nadie puede copiarla. ¿Cuál es la ética de eso? O cuando una radioemisora puede elegir la música que emite libremente, pero tiene que negociar discográfica por discográfica y poco menos que canción por canción cuando emite por internet. ¿Cuál es la ética de eso?

Mientras tanto, la industria del entretenimiento puede sentarse a la mesa con legisladores y manipularlos para que la legislación les beneficie directamente. Por otro lado mediante ejercicios de contabilidad creativa pueden declarar, como han hecho con el Regreso del Jedi y muchas otras películas, que no pueden repartir ganancias entre los actores porque las películas todavía no arrojan beneficios. ¿Cuál es la ética de eso?

[William Patry] La legislación sobre copyright es una cosa social, es una relación social, no es un derecho de propiedad, no es un pánico moral. Es una forma en que intentamos lograr resultados socialmente útiles. No hay pecadores del copyright y no hay santos del copyright. Tenemos que arreglar esto juntos y hacer lo que funcione mejor para todos nosotros juntos, incluyendo dueños de copyright. Pero lo que yo rechazo, y el propósito de esta charla, es decir que las historias de moralidad, los imperativos morales, son distracciones, no ayudan en nada y de hecho son dañinos para nosotros.

* * *

¿Por qué la industria del contenido se empecina en plantear la piratería como un problema moral? Porque es necesario para conseguir cambios legislativos que les favorezcan como industria, como explica el abogado y activista español David Bravo:

[David Bravo] La etapa pre-legislativa es cuando un sector hace aparecer ante el legislador una disfunción social que requiere de una intervención legislativa para regularla, y dice, en los libros que estudian la etapa denominada pre-legislativa, que esa disfunción social puede ser real o aparente. Es decir, es una cuestión menor que sea real o aparente, sino que la etapa pre-legislativa es aquella que está centrada en unas personas con determinados intereses, legítimos o no, que están haciendo aparecer ante el legislador una determinada disfunción social que requiere de su intervención.) Esta etapa pre-legislativa es obviamente una en la que estamos inmersos. Es decir la industria del contenido lleva tiempo haciendo aparecer ante el legislador una determinada disfunción social que le dice al legislador que requiere de su intervención urgente.

El problema de querer presentar un problema como urgente es obviamente la tentación de exagerar y distorsionar los hechos, como en este anuncio de Tele5:

[Anuncio de Tele5] Cada vez que las mafias ponen en marcha el círculo vicioso de la piratería, cometen un robo que pone en peligro muchos puestos de trabajo. Las mafias utilizan los beneficios de la piratería para extender sus tentáculos a otras actividades criminales, como la trata de blancas o el tráfico de armas.

El problema de establecer una falsa relación entre la piratería y la prostitución o el tráfico de armas, es que algunos legisladores se creen estas mentiras. El resultado es mala legislación que nos afecta a todos, como explica Beatriz Busaniche de la fundación argentina Vía Libre:

[Beatriz Busaniche] Yo creo que uno de los desafíos que tenemos es poder pensar que esta regulación que pone a todos bajo la misma ley, tanto al mantero que está vendiendo en el subte, a las potenciales, que no sé que existan, pero que se dice que existan mafias detrás de toda esta cuestión de los manteros, a la salada, a mí, a Julio, y estoy segura de que a prácticamente todos ustedes, que en algún punto habrán hecho una copia no autorizada en el mismo paquete.

Mientras ésto sucede, nosotros nos dejamos convencer de que somos malos por que no nos comportamos de la forma en que un grupo de empresarios preferiría que lo hiciésemos. Y por tragarnos este cuento, no defendemos con suficiente fuerza Internet por no admitir que individualmente no respetamos las leyes que no nos gustan, como explica Cory Doctorow:

[Cory Doctorow] Este mundo en que pretendemos, que no somos todos criminales del copyright, es como en la época victoriana, en que pretendían que no se masturbaban. La línea oficial era 'si te masturbas te crece pelo en las palmas, te quedas ciego, te vuelves loco'. La línea oficial hoy es que solamente la gente mala copia archivos sin autorización. En ambos casos es mentira. Y pienso que lo que está pasando con el copyright es lo mismo que sucedió con la masturbación. La gente está empezando a admitir 'sabes, yo también lo hago'.

Al final, la única forma de avanzar es darnos cuenta de que el discurso moralista sobre piratería es simplemente una forma de manipularnos. No podemos dejar que nos impongan normas que fortalecen monopolios dañinos para nuestra economía, que coartan libertades fundamentales, y que se presentan bajo el falso pretexto de resolver un dilema moral que no existe.

Foto de ChaTo Carlos Castillo @ChaToX PhD en Ciencias de la Computación, investigador en minería de datos y computación social, particularmente en medios sociales durante crisis humanitarias. http://www.chato.cl/